Trastornos de Ansiedad

La ansiedad es una respuesta normal ante situaciones de peligro o de emergencia. Cuando su aparición es frecuente e imposibilita llevar una vida normal, es necesario consultar con un psicólogo experto.

Enfrentarse a situaciones nuevas y desconocidas como someterse a un examen, hablar en público, realizar una entrevista de trabajo o conducir con mucho tráfico puede aumentar la ansiedad. Pero, ¿cuáles son sus síntomas?

Trastornos de Ansiedad

Causas de la Ansiedad

La ansiedad puede venir dada por diversas causas. Principalmente, encontramos causas genéticas, situación o consumo de drogas.

  • Genéticas: Según la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) la ansiedad es hereditaria, aunque también se puede sentir a causa de otros factores como los explicados a continuación.
  • Situación: Según cada persona, las distintas circunstancias de la vida afectan de forma diferente, y pueden provocar ansiedad en el sujeto. Por ello, una situación traumática como un accidente de tráfico o un robo en el hogar, puede desencadenar esta sensación a personas que no padecen de angustia habitualmente. En este caso, la ansiedad puede tener una solución rápida o simplemente desaparecer.
  • Consumo de drogas: El consumo de estupefacientes como las anfetaminas, el LSD, la cocaína o éxtasis pueden causar ansiedad e incluso generar situación más graves pasado un gran periodo de tiempo tras el consumo.

    Síntomas de Ansiedad

    Los síntomas de los trastornos de ansiedad pueden ser muy variados en función de la situación y de la personalidad de cada uno. Podemos diferenciar tres categorías de síntomas de ansiedad, en función del origen y de sus características. Son los siguientes:

    • Los síntomas a nivel cognitivo-subjetivo son: miedo y preocupación, falta de seguridad, incapacidad de decisión, pensamientos negativos sobre nuestro comportamiento ante los demás o sobre nosotros mismos, miedo al fracaso, miedo a perder el control de la situación, dificultades para concentrarse, memorizar o pensar, etc.
    • En cambio, los síntomas de padecer ansiedad a nivel fisiológico son: palpitaciones, aumento de la sudoración, tensión, temblores, molestias o dolor en el estómago, dificultad para respirar, sequedad bucal, migrañas, nauseas y mareos, etc.
    • Finalmente, a nivel motor encontramos síntomas como eludir situaciones que provocan inseguridad o miedo, hábitos compensatorios como fumar, beber o comer en exceso, nerviosismo a nivel corporal (realizar movimientos repetitivos, rascarse o tocarse el pelo), morderse las uñas, deambular sin ir a ningún sitio concreto, tartamudear, llorar o quedarse paralizado.

    Tratamientos contra la Ansiedad

    Seguramente alguna vez habrás sentido síntomas de ansiedad y estrés en algún momento de tu día a día. En nuestro centro de psicología podrás encontrar tratamientos específicos para problemas relacionados con la ansiedad, como pueden ser los siguientes: – Trastorno de pánico con y sin agorafobia

    • Trastorno de Ansiedad Generalizada
    • Fobia Social
    • Fobia Específica
    • Trastorno Obsesivo-Compulsivo
    • Hipocondría

    ¿Cuándo debes buscar ayuda?

    Cuando la ansiedad es leve puede ayudar a mantenernos en alerta y concentrados para enfrentarnos a situaciones amenazadoras o difíciles. Sin embargo, cuando la persona siente temor extremo o tiene preocupaciones intensas que perduran en el tiempo, hablamos de la presencia de un trastorno de ansiedad.     La frecuencia e intensidad de este tipo de ansiedad es a menudo debilitante, de manera que interfiere con las actividades diarias. Sin embargo, con un tratamiento adecuado y eficaz, las personas que tienen trastornos de ansiedad pueden llevar una vida totalmente normal y eliminar por completo sus síntomas de ansiedad.

    Pide tu Cita

    En nuestro centro de psicología de Mataró estamos especializados en los tratamientos de la ansiedad, los transtornos del estado de ánimo y de baja autoestima. Es importante que los trastornos de ansiedad se trate por un psicólogo experto en ansiedad para garantizar el éxito de la terapia. Si buscas un psicólogo especialista en trastornos de ansiedad, como fobias, agorafobia, ataques de pánico y ansiedad generalizada en la zona de Mataró y el Maresme, no dudes en solicitar hora de visita sin compromiso en nuestro centro de psicología clínica.

    El trastorno de pánico es un trastorno de ansiedad caracterizado por la presencia de episodios inesperados y repetidos de intenso miedo acompañados por síntomas físicos.

    La persona que sufre episodios de pánico se siente súbitamente aterrorizada, se producen síntomas físicos intensos, como taquicardia, dificultad para respirar, temblores o mareos. Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento o lugar sin previo aviso.

    A menudo el individuo siente que está en peligro de muerte inminente y tiene una necesidad imperativa de escapar de un lugar o de una situación temida. La sensación de temor puede provocar en los pacientes elevadas palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de ahogo o de atragantarse, opresión y pinchazos en el pecho, náuseas, mareos o desmayos, sensación de irrealidad, hormigueo, escalofríos o sofocos, visión borrosa, etc.
    En el trastorno de pánico, los episodios sucesivos de pánico o terror aparecen acompañados de cambios significativos en el comportamiento de la persona y de una preocupación constante por que se produzcan nuevos ataques de pánico.

    Se pueden producir cambios en la vida de la persona que pueden conllevar a evitar las situaciones o lugares temidos, a huir de los estímulos fóbicos, a apoyarse excesivamente en personas o en sustancias y a intentar controlar a toda costa las reacciones temidas.

    Ataque de pánico con Agorafobia

    Cuando las personas que padecen ataques de pánico desarrollan a menudo agorafobia, cuando tienen la necesidad de evitar algunos lugares o situaciones concretas porque les podría resultar difícil obtener ayuda en caso de sufrir un ataque de pánico.

    Así, la agorafobia etimológicamente significa miedo a los espacios abiertos, aunque también se entiende como “miedo al miedo”. Los lugares habituales que se suelen evitar por parte de los agorafóbicos son el metro, el avión, grandes almacenes, conciertos o espacios donde se pueden producir grandes aglomeraciones.
    Esta situación puede provocar el aislamiento mediante conductas de evitación, para eludir estas situaciones temidas por estos pacientes. En estos casos, el miedo no es a una sola situación (como ocurre en la fobia específica), sino a una amplia gama de ellas, como por ejemplo, lugares públicos (especialmente si están concurridos), espacios abiertos, conciertos, grandes almacenes, transportes públicos, lugares lejanos a la propia casa, conducir por una autopista, etc.
    Aunque puede darse sin ataques de pánico, suelen ir muy asociados. Es la fobia más incapacitante de todas y que mayor grado de interferencia produce en la vida diaria.
    La agorafobia va ligada a los ataques de pánico en el 95% de los casos. La terapia cognitivo-conductual cuenta con un tratamiento muy eficaz y duradero para este problema. La medicación, por sí sola, no suele ser efectiva, ya que tiene a enmascarar los síntomas, y estos pueden reaparecer cuando se suspende la medicación.

    Síntomas del trastorno de pánico

    El trastorno de pánico se produce frecuentemente en mujeres a partir de los 25 años y hasta los 35 años, aunque también se puede producir en niños. Los síntomas de este trastorno de ansiedad son los siguientes:

    – Sensación de mareo, malestar estomacal y náuseas.
    – Palpitaciones, taquicardias y dificultad al respirar.
    – Sudoración, temblores o escalofríos.
    – Desmayo o sensación de inestabilidad.
    – Sensación de irrealidad o de estar despegado con uno mismo.
    – Miedo a perder el control o de enloquecer.
    – Temor a morir.
    – Sensación anormal de los sentidos o hormigueo.

    – Sensación de frío y de calor.

    Tratamientos contra el Trastorno de pánico

    Para realizar un tratamiento del trastorno de pánico con o sin agorafobia es necesario realizar un diagnóstico por parte de un psicólogo especializado en esta área.

    A continuación se podrá realizar una planificación sobre el tratamiento para erradicar las crisis de pánico, la ansiedad anticipatoria y conductas de evitación fóbica.
    En nuestro centro de psicología podemos ayudarte a solucionar tu situación, pues estamos especializados en el tratamiento de trastornos de ansiedad, como los siguientes:
    – Trastorno de pánico con y sin agorafobia.
    – Trastorno de Ansiedad Generalizada.
    – Fobia Específica.
    – Fobia Social.
    – Trastorno Obsesivo-Compulsivo.
    – Hipocondría.
    En nuestro centro de psicología de Mataró te podemos ayudar a solucionar tu situación. Nuestro equipo de psicólogos está especializados en tratamientos contra la ansiedad en la zona de Mataró y el Maresme. Contacta con nuestro centro para tu visita sin compromiso.

    El trastorno de ansiedad generalizada es un estado de ansiedad y preocupación constante, que genera inquietud, tensión muscular, cansancio, irritabilidad, dificultad para concentrarse y problemas de sueño.

    Podemos considerar que una persona tiene trastorno de ansiedad generalizada cuando sufre estos síntomas durante al menos seis meses. Este trastorno impide que la persona funcione de modo normal en su vida diaria (en el trabajo, en sus relaciones, etc.) por lo que es necesario acudir a un psicólogo especialista en trastornos de ansiedad.

    Causas del Trastorno de Ansiedad Generalizada

    Todavía se desconocen las causas de este trastorno, aunque existen estudios que afirman que la genética y el estrés son claros agravantes. El trastorno de ansiedad generalizada es más frecuente en mujeres, especialmente entre las madres y amas de casa, aunque se presenta también en chicas jóvenes solteras y, en menor medida, en hombres.

    Las personas que tienen este trastorno, se sienten preocupadas de forma permanente; temen continuamente que le ocurra algo grave a alguno de sus familiares, que les despidan del trabajo, tener problemas económicos o sufrir la pérdida de algún ser querido.

    Síntomas del Trastorno de Ansiedad Generalizada

    Las personas que sufren Trastorno de Ansiedad Generalizada tienen la sensación de estar continuamente en estado alerta y no pueden relajarse. Suelen tener comportamientos exagerados de control de sus seres queridos y comprobación de que se encuentran bien.

    Así mismo, suelen dar mucha importancia y pasar mucho tiempo pensando negativamente en los problemas cotidianos. Experimentan síntomas de ansiedad y de preocupación gran parte del tiempo. Además pueden tener otros síntomas añadidos como:
    – Sensación de cansancio.
    – Rigidez muscular.
    – Dolores de cabeza.
    – Irritabilidad.
    – Inquietud.
    – Insomnio.
    – Sudoración.
    – Problemas estomacales.
    – Dificultad para respirar.
    Si estos síntomas no son tratados, pueden afectar negativamente a la salud con el tiempo.

    Tratamientos contra la Ansiedad Generalizada

    Para diagnosticar un trastorno de ansiedad generalizada es necesario responder un cuestionario con preguntas sobre los síntomas del trastorno. Así se puede analizar el nivel de ansiedad del paciente y realizar la terapia para paliar estos síntomas.

    Recomendamos también llevar a cabo algunos hábitos para mejorar su estado de ánimo, como reducir el consumo de cafeína, eliminar cualquier tipo de droga o toma de alcohol y realizar ejercicio de forma continuada junto con una dieta saludable. Este listado de cuidados personales le ayudará a sentir una notable mejora en sus niveles de ansiedad y a paliar los síntomas de este trastorno. Esta terapia tiene un alto porcentaje de éxito en sus pacientes, mediante la terapia cognitiva conductista. Así, podremos ayudarle a entender y controlar sus pensamientos estresantes, reemplazarlos para evitar la sensación de ansiedad y mejorar la percepción de los problemas. Otros tratamientos de ansiedad que pueden encontrar tratamiento en nuestro centro de psicología son los siguientes: 
    • Trastorno de pánico con y sin agorafobia.
    • Fobia Específica.
    • Fobia Social.
    • Trastorno Obsesivo-Compulsivo.
    • Hipocondría

    ¿Cuándo debes buscar ayuda?

    Generalmente, a las personas que sufren TAG les resulta difícil deshacerse de la ansiedad, aunque la pueden identificar de forma racional.

    Si la sensación de ansiedad dificulta llevar una vida normal, está afectando a tu trabajo, a tus relaciones, a conciliar el sueño o a tu percepción de la realidad, es necesario que busque atención de un psicólogo profesional, en especial si la ansiedad interfiere en las situaciones cotidianas.

    Pide tu Cita

    Si quieres más información o quieres concertar una cita con un psicólogo especialista en un trastorno de ansiedad generalizada, no dudes en contactar con nuestro centro de psicología.

    Estamos situados en la zona de Mataró y el Maresme, aunque también puedes concertar tu cita online, mediante nuestro nuevo servicio Psicoterapia Online, un tratamiento psicológico con la misma eficacia que el convencional.

    La Fobia Social es el tercer trastorno de ansiedad más común. Afecta a un 7% de la población, especialmente a las mujeres.

    Aunque existe un gran volumen de personas que afirman sentir miedo o vergüenza ante situaciones sociales como hablar en público, es necesario discernir entre la timidez y la fobia social.

    En este caso hablamos del miedo irracional a ser juzgado por las demás personas, comprometiendo comportamientos para evitar ser el centro de atención u otras situaciones que puedan provocar altos niveles de ansiedad.

    Causas de la Fobia Social

    La fobia social es causada por varios motivos, condicionados por la autoestima, las experiencias del pasado y ligados a determinados rasgos de personalidad.  Generalmente, las personas que son altamente perfeccionistas, o que han vivido alguna experiencia humillante en el pasado tienen más probabilidades de sufrir este trastorno de ansiedad.

    Un ambiente hostil durante la infancia o unos padres demasiado sobreprotectores, puede desarrollar este tipo de trastorno, que genera la sensación de estar permanentemente evaluado u observado, siempre de forma negativa. Esta sensación contínua, dificulta la relación normal con lo que nos rodea, especialmente a entablar relaciones.

    Síntomas de Fobia Social

    Los síntomas de los trastornos de fobia social pueden presentarse desde la infancia, aunque normalmente se puede empezar a diagnosticar a partir de los 15 años un trastorno de fobia social. Difícilmente se presentan estos casos en la vida adulta, sólo en casos muy concretos. Se pueden dividir en los aspectos siguientes:

     
    – Síntomas somáticos: temblor de voz, sudoración, malestar gastrointestinal como náuseas o diarrea, palpitaciones, boca seca, dolor de cabeza, falta de aire, etc..
    – Síntomas cognitivos: Dificultad de pensar, concentrarse o recordar, tendencia a centrar la atención en uno mismo, en los propios síntomas o sensaciones, temor a ser observado, a sentir ansiedad o a padecer los síntomas expuestos, miedo a ser juzgado de forma negativa o de no poder alcanzar metas concretas.
    – Síntomas de comportamiento: imposibilidad de realizar acciones como asistir a eventos públicos, hablar en público, utilizar baños públicos o conocer a personas nuevas.
    Para combatir la ansiedad, se recurren a estrategias como evitar hablar o hablar demasiado para tapar silencios incómodos, meditar minuciosamente lo que se va a decir, consumir alcohol u otras sustancias, disimular el rubor facial como barbas o maquillaje, llevar las manos en los bolsillos para evitar temblar, etc…

    Tratamientos contra la Fobia Social

    El tratamiento para la fobia social requiere tiempo y paciencia. En nuestro centro de psicología tiene lugar por parte de profesionales, especializados en trastornos de ansiedad. También estamos especializados en:

    – Trastorno de pánico con y sin agorafobia.
    – Trastorno de Ansiedad Generalizada.
    – Fobia Específica.
    – Trastorno Obsesivo-Compulsivo.
    – Hipocondría.

    ¿Cuándo debes buscar ayuda?

    La diferencia entre la fobia social y la timidez suele confundirse. Sentir vergüenza o incomodidad ante situaciones concretas puede ser normal. Cuando hablamos de fobia social nos referimos a la imposibilidad de realizar acciones que tengan que ver con el ámbito social, como acudir a eventos o evitar situaciones para no sufrir ansiedad.

    Cuando buscamos alternativas porque no somos capaces de enfrentarnos a situaciones concretas por las consecuencias físicas que sufrimos, como sudoración, temblor o incluso náuseas, estamos ante un caso de fobia social. En este caso te recomendamos que te pongas en mano de un especialista para que pueda ayudar a solucionar tu situación.

    Pide tu Cita

    Contacta con el centro de psicología de Mataró para solucionar cualquier trastorno de ansiedad, y en especial de fobia social. Nuestros psicólogos están especializados en tratamientos eficaces para tratar fobias sociales, agorafobia, ataques de pánico y estados de ansiedad. Nos encontramos en la zona de Mataró y el Maresme,  solicita tu visita sin compromiso en nuestro centro de psicología clínica.

    Las fobias específicas o miedos consisten en la presencia de un miedo persistente e irracional a un determinado objeto, animal, actividad o situación que ofrece poco o ningún peligro real.

    Las fobias específicas afectan aproximadamente al 10% de la población general. Estas personas evitan las situaciones en las que se puede presentar contacto con el objeto o animal que causa el miedo, por ejemplo, evitando subir en ascensor, si este es el objeto de la fobia específica.
    Estas conductas de evitación pueden interferir gravemente en la vida personal, laboral y/o social de la persona afectada.

    Los miedos más habituales de la Fobia Específica

    La persona afectada por una fobia específica puede sentirse extremadamente ansiosa o sufrir un ataque de pánico cuando es expuesta al objeto temido. Las fobias específicas más habituales son las siguientes:

    – Miedo a la sangre, inyecciones u otros procedimientos médicos.
    – Miedo a los ciertos animales (por ejemplo, perros, serpientes, pájaros, etc.).
    – Espacios cerrados (por ejemplo, ascensores, baños públicos, túneles, etc.).
    – Miedo a volar.
    – Miedo a los insectos o arañas.
    – Miedo a la Oscuridad.
    – Miedo a fenómenos ambientales como tormentas, relámpagos o a la lluvia.

    Criterios para Diagnosticar Fobia Específica

    Para poder diagnosticar este tipo de trastorno de ansiedad, se deben dar estos criterios:

    – Miedo a una situación, objeto o idea específica.
    – El miedo persiste y se intensifica la sensación de forma progresiva en el tiempo.
    – La duración de esta situación es de mínimo seis meses.
    – El miedo y la ansiedad provocada es superior al peligro real.
    – Provoca un deterioro en el trabajo, en las relaciones o en otras áreas importantes.

    Síntomas de Fobia Específica

    La reacción más habitual de la persona que sufre fobia específica es la ansiedad. En estos casos, puede aparecer solo con pensar en el objeto, persona o situación que provoca la ansiedad, y la sensación es mucho mayor que la amenaza real. Los síntomas que se experimentan son los siguientes:

    – Sensación intensa de ansiedad significativa ante un objeto, animal o situación concreta.
    – Ataques de pánico con mareos o entumecimiento de los músculos.
    – Sudoración y dificultad para respirar.
    Las personas que sufren una fobia específica, como por ejemplo fobia social, pueden presentar cuadros de ansiedad anticipatoria, y realizar conductas de evitación de forma repetida, que pueden interferir en su actividad diaria. Se considera que este trastorno está presente cuando tiene una duración mínima es de seis meses. En el caso de los niños, estos síntomas se pueden presentar en forma de llanto, rabietas o estados de parálisis.

    Tratamientos contra la Fobia Específica

    En nuestro centro de psicología se trata desde la terapia cognitivo-conductual. Disponemos de un tratamiento muy breve y altamente eficaz para el tratamiento de las fobias específicas. Estamos especializados en tratamientos contra la ansiedad como los siguientes:

    – Trastorno de pánico con y sin agorafobia.
    – Trastorno de Ansiedad Generalizada.
    – Fobia Social.
    – Fobia Específica.
    – Trastorno Obsesivo-Compulsivo.
    – Hipocondría.

    Pide tu Cita

    Recuerda el auto-diagnóstico no es fiable, es necesario ponerse en manos de un profesional experto que pueda analizar su situación. Cuando se está preocupado por la salud, es habitual analizar de forma errónea o encontrar síntomas o enfermedades inexistentes.

    Contacte con nuestro centro de psicología de Mataró para obtener más información o pedir cita para realizar un diagnóstico de ansiedad. También tenemos disponible el servicio de consultas online, por lo que si no se encuentra en la zona de Mataró o del Maresme, también podremos atenderle sin problemas.
    Nuestro equipo de psicólogos especializados en trastornos de ansiedad podrán ayudarle a solucionar su situación y le ofrecerán toda la información que necesita sobre los tratamientos, sesiones y horarios de visita.

    El trastorno Obsesivo-Compulsivo es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones de forma irracional.

    La persona reconoce que sus obsesiones y/o compulsiones son excesivas o irracionales, o así lo hace en algún momento del transcurso de la enfermedad. Las obsesiones-compulsiones causan un marcado malestar o interfieren de forma significativa en la vida diaria de la persona, en su funcionamiento ocupacional, en sus actividades o en sus relaciones sociales e interpersonales.

    Las obsesiones tienen que ver con la suciedad, el orden, la religión, la violencia, o el sexo, entre otros aspectos habituales. Para reducir el malestar que producen estas obsesiones, la personas suelen realizar compulsiones (rituales compulsivos), que son acciones motoras o mentales que se realizan siguiendo un determinado orden (por ejemplo, lavarse las manos siempre del mismo modo, rezar mentalmente una oración, comprobar repetidas veces puertas, cerraduras y el gas, entre otros).
    Este trastorno produce un gran malestar, afectan significativamente al funcionamiento diario de la persona, produciendo grandes limitaciones.

    Causas del trastorno Obsesivo-Compulsivo

    El trastorno Obsesivo-Compulsivo se puede producir por factores genéticos que condicionan el desarrollo, aunque todavía se desconoce su modo de transmisión. Generalmente se produce a causa de alteraciones del lóbulo frontal del cerebro, concretamente en el proceso de información y en la producción de sustancias como la serotonina.

    Se suele iniciar durante el periodo infantil-juvenil desencadenado por situaciones de estrés o situaciones límite, que suele presentar un cuadro crónico con períodos de mejora y de empeoramiento, aunque pocos casos son graves o desaparecen de forma espontánea. Se calcula que un 20% de los casos se superan por completo.

    Síntomas del trastorno Obsesivo-Compulsivo

    El trastorno Obsesivo-Compulsivo presentan síntomas muy variados, y de forma simultánea. Estos son los más habituales: 

    – Miedo a la Suciedad: Fijación por la contaminación, los gérmenes, virus o sustancias extrañas.
    – Fijación por el Orden: Búsqueda contínua de la perfección basada en la simetría, con un malestar causado por el desorden.
    – Fobias de impulsión: Miedo intenso a perder el control de forma sexual, religiosa o agresiva.
    – Acumulación: Se trata de recolectar objetos y padecer gran dificultad al separarse de ellos.
    – Pensamiento mágico: Aparición de pensamientos desagradables que son modificados a través de conductas determinadas.
    – Repetición: Necesidad de repetir una misma acción hasta conseguir bienestar.
    – Comprobación: Necesidad de comprobar detalles como cerrar la puerta, la llave del gas o asegurar las ventanas.
    – Dudas metafísicas: Dudas sobre la propia existencia o sobre el futuro.
    – Necesidad de contar: Fijación por contar el número de personas, coches o cualquier objeto cuantificable.

    Tratamientos del trastorno Obsesivo-Compulsivo

    El TOC, o tratamiento para el trastorno Obsesivo-Compulsivo se puede tratar de forma conductual, aunque también existen métodos que incluyen la medicación o la cirugía. Habitualmente se realizan sesiones de tratamiento para solventar este trastorno de ansiedad en las que se expone al paciente a una situación que normalmente le puede crear ansiedad para impedir la reacción compulsiva.

    En nuestro centro, nuestros psicólogos son profesionales en esta materia, pues están especializados en trastornos de ansiedad, en los que se incluyen estos tratamientos: trastorno de pánico con y sin agorafobia, fobia social, trastorno de ansiedad generalizada, fobia específica o hipocondría.

    Pide tu Cita

    Si necesitas más información sobre síntomas, tratamiento o diagnóstico del trastorno Obsesivo-Compulsivo no dudes en contactar con el centro de psicología situado en el área de Maresme y Mataró. Pide tu cita sin ningún compromiso en nuestro centro de psicología clínica.

    La Hipocondría es la creencia, miedo y convicción de padecer males o enfermedades a través de señales como sensaciones físicas difusas.

    Las personas que hipocondríacas padecen ansiedad derivada de síntomas somáticos que les crean una gran preocupación y malestar. Pequeñas heridas, lunares, latidos del corazón, movimientos involuntarios o sensaciones difusas pueden hacer pensar a los hipocondríacos que padecen alguna enfermedad grave, lo que dispara sus niveles de ansiedad, miedo y preocupación por su propia salud.

    Se calcula que entre el 1% y el 8% de la población sufre este trastorno de ansiedad, que sucede por igual entre hombres y mujeres. En estos casos, es difícil discernir cuando los pacientes necesitan atención médica real o si están sufriendo este trastorno.

    Miedos asociados a la Hipocondría

    La hipocondría es la asociación a un miedo de forma desmesurada hacia la muerte, el dolor, el sufrimiento, e incluso a la dependencia a otros. Estos pacientes suelen tener un alto temor a las enfermedades, siendo las que más preocupan el cáncer, el sida y los ataques al corazón. Este trastorno puede agravar el estado de la salud en general, generando posibles ataques de pánico, depresión, pérdida del apetito, descenso de la libido, entre otras muchas afecciones.

    Causas de la Hipocondría

    Las causas de la hipocondría pueden tener orígenes muy diferentes. Las más comunes son las siguientes: 

    – Familia sobreprotectora: tener una protección excesiva  puede provocar una preocupación intensa por la salud.
    – Experiencias traumáticas: La enfermedad o muerte de una persona cercana o familiar puede generar periodos de estrés que generan una mayor preocupación sobre la salud.
    – Epidemias o enfermedades en los medios de comunicación: La publicación de noticias relativas a enfermedades en los medios de comunicación puede generar ansiedad y preocupación en las personas aprensivas.
    – Situaciones de estrés: Cuando las personas se encuentran en periodos con más estrés, son más susceptibles de sufrir altos niveles de ansiedad que provocan síntomas de Hipocondría.
    – Personalidad: Hay rasgos de la personalidad que pueden potenciar la hipocondría.
    Generalmente las personas más propensas a desarrollar este trastorno son introvertidas, neuróticas, autocríticas y narcisistas. Por otro lado, hay muchas personas que piensan que poseen una debilidad genética y que por ello, pueden ser especialmente vulnerables a tener enfermedades.

    Síntomas de la Hipocondría

    Los pacientes afectados de este trastorno sienten ansiedad tienen síntomas que les hacen pensar que están enfermos. Generalmente tienen relación con estas dolencias:

    – Dolor de espalda y cervicales.
    – Palpitaciones fuertes.
    – Mareos, náuseas y desmayos.
    – Cansancio, desmotivación y fatiga.
    – Dolor abdominal.
    – Dificultad al respirar y falta de aliento.
    Estos síntomas provocan miedos irracionales a enfermar, morir o a sufrir algún tipo de ataque. A menudo aparecen obsesiones por imperfecciones corporales, escepticismo sobre los diagnósticos médicos, autovigilancia constante, modificaciones en los síntomas, auto diagnóstico y percepción de cambios en los síntomas.

    Tratamientos para la Hipocondría

    El tratamiento para la hipocondría es tratado como un tratamiento de un trastorno contra la ansiedad. Es necesario realizar una evaluación inicial del estado del paciente, en primer lugar. A continuación podemos realizar la terapia cognitiva de comportamiento para reconstruir las creencias y expectativas de los pacientes, aprender a controlar los pensamientos y a sobrellevar los síntomas. En nuestro centro tratamos también otros trastornos de ansiedad como los siguientes:

    – Trastorno de pánico con y sin agorafobia.
    – Trastorno de Ansiedad Generalizada.
    – Fobia Social.
    – Fobia Específica.
    – Trastorno Obsesivo-Compulsivo.

    Pide tu Cita

    Si necesitas más información sobre la hipocondría o cualquier otro trastorno de ansiedad, no dudes en contactar con nuestro centro de psicología de Mataró. Podemos aportar toda la información que necesitas y responder a tus dudas. Estamos localizados en la zona de Mataró y el Maresme, aunque también podemos ofrecerte una consulta online.