Tratamiento Adicciones Tóxicas

Una adicción es una enfermedad física y psicológica que implica una dependencia o necesidad de consumir una sustancia tóxica causada por la satisfacción que provoca el consumo en la persona.

La adicción a las drogas, por ejemplo, constituye no sólo un problema a nivel individual, sino también un problema de salud pública. Existen distintos tipos de sustancias que son tóxicas y altamente adictivas. Las personas que las consumen no tienen conciencia sobre los problemas que más tarde estas adicciones van a traer a sus vidas.

La mayoría de estas sustancias adictivas contienen componentes psicoactivos de origen mineral, vegetal o animal. Estas drogas tienen efectos estimulantes, deprimentes o narcóticos. La venta de estas sustancias sin receta médica está prohibida por las leyes de los gobiernos de la mayoría del mundo.
Tratamiento Adicciones Tóxicas

Causas de las adicciones tóxicas:

– Sentimiento de los adolescentes de sentirse con un estado de ánimo alegre, placentero, de euforia y de diversión. Además, también lo utilizan para superar la timidez, la vergüenza, la inseguridad y la falta de habilidades sociales.

– Hay quién consume sustancias tóxicas para escapar de los problemas diarios y de la rutina.

– También existe el consumidor apático que entra en un estado estimulante cuando consume este tipo de sustancias.

– Además, la disponibilidad de éste tipo de sustancias, la aprobación social, la publicidad constante que se recibe o la falta de educación en éste ámbito, también pueden influir negativamente en el consumo de drogas.

    Síntomas de las adicciones tóxicas

    A diferencia de los simples hábitos que cualquier persona pueda tener, las adicciones a sustancias son auténticas dependencias o necesidades que conllevan graves consecuencias en la vida de la persona. El consumo de drogas deteriora, afecta negativamente y destruye relaciones, la salud física, así como la salud mental, además de destruir la capacidad de un funcionamiento neurológico normal. Los síntomas principales son:

    – Fatiga, cansancio y quejas sobre la salud.
    – Ojos enrojecidos.
    – Tos constante.
    – Cambios frecuentes en el estado de ánimo.
    – Actitud desafiante.
    – Insomnio.
    – Tendencias a asumir conductas de riesgo.
    – Síntomas depresivos.
    – Falta de comunicación.
    – Tendencia a estar ausente.
    – Problemas con las relaciones sociales.

    Tratamientos contra las adicciones tóxicas

    A continuación se detallan los distintos trastornos psicológicos del adulto en los que estamos especializados: 

    – Adición al alcohol (alcoholismo): es un padecimiento que genera una fuerte necesidad de ingerir alcohol, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestándose a través de varios síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingesta.
    – Adición a la cocaína: Un consumidor adicto a la cocaína puede llegar a desarrollar una gran tolerancia a ésta sustancia, pero una vez interrumpido el consumo de ésta, es muy difícil dejar de consumir la sustancia.
    – Adición al cánnabis: La marihuana o cannabis puede producir una gran adicción en el usuario. De hecho, afecta a más de 125 millones de personas al año. Hay que ser conscientes de que es una droga muy peligrosa.
    – Adición al tabaco: Hace sólo 40 años que los efectos de la nicotina han sido aceptados por la sociedad. ¿Por qué es adictiva la nicotina? La ausencia de intoxicación es una razón de peso. El fumador puede ingerir cantidades elevadas de nicotina sin causar ningún problema social. Éste tipo de adicción genera un síndrome de abstinencia elevado. Además de la adicción psicológica que acaba generando.

    ¿Cuándo debes buscar ayuda?

    La persona adicta a una droga no se siente capaz de controlar el consumo, a pesar de saber el perjuicio que le ocasiona en su calidad de vida. Es por esto que debe ser la familia y su círculo más cercano, el que debe actuar rápidamente.

    El primer paso para evitar este tipo de situaciones es informar desde pequeños de las consecuencias negativas de la ingestión de sustancias tóxicas. Si no se han establecido puentes de diálogo acerca de éste tema, difícilmente tendrá éxito esta intervención. Los padres deben ponerse en la piel de los hijos, sobre todo los adolescentes.
    Por ello resulta importante darles la oportunidad de participar en actividades diferentes, que den la opción de conocer nuevas influencias. Si se sospecha un abuso de una sustancia tóxica por parte del usuario, es importante que lo acepte y ayudarlo a superar ésta situación, mostrando una situación de energía y abordaje.
    Es muy importante acudir a un especialista de salud mental para iniciar el tratamiento adecuado y orientar e apoyar a la familia.

    Pide tu Cita

    En nuestro centro de psicología de Mataró estamos especializados en el tratamiento de la adicción a las drogas. Estas adicciones se deben tratar por parte de un psicólogo experto en adicciones a drogas para garantizar el éxito de la terapia. Si buscas un psicólogo especialista en drogas en la zona de Mataró y el Maresme, no dudes en solicitar hora de visita sin compromiso en nuestro centro de psicología clínica.

    Es un padecimiento que genera una fuerte necesidad de ingerir alcohol, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestándose a través de varios síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingesta.

    Esta adicción se basa en el consumo excesivo de alcohol de forma prolongada, con dependencia a esta sustancia. Es una enfermedad crónica que influye en la salud física, mental, social y familiar, así como en las responsabilidades laborales.

    Causas de la adicción al alcohol

    Como en el caso de las otras adicciones tóxicas, las causas de ésta adicción están ligados al estilo de vida y al estatus socioeconómico. 

    – Herencia: los usuarios que han convivido con una persona alcohólica tiene más probabilidades de desarrollar esta adicción.
    – Factores psicológicos: la ansiedad, baja autoestima, la soledad o la ira pueden ocasionar esta enfermedad.
    – Las malas relaciones sociales pueden llevar al consumo elevado de alcohol.

    Síntomas de la adicción al alcohol

    La abstinencia alcohólica se refiere a los síntomas que se pueden presentar cuando una persona suspende de forma repentina el consumo de alcohol después de haber estado bebiendo de manera excesiva durante un prolongado tiempo.

    En realidad, el síndrome de abstinencia es el principal obstáculo para recuperarse de la adicción al alcohol y por ello es especialmente importante prestar atención a este fenómeno para poder ayudar a las personas afectadas de una adicción al alcohol a recuperarse completamente de este problema.
    Los síntomas de abstinencia alcohólica se presentan habitualmente al cabo de 5 a 10 horas después de la última ingesta de alcohol, pero pueden ocurrir días más tarde. Los síntomas empeoran en 24 a 36 horas y pueden continuar por semanas.
    Los síntomas más comunes abarcan ansiedad o nerviosismo, depresión, dificultad para pensar con claridad, fatiga, irritabilidad, sobresaltos o temblores, inestabilidad del estado de ánimo y pesadillas.
    Otros síntomas pueden ser: piel fría y húmeda, pupilas dilatadas, dolor de cabeza, insomnio, inapetencia, náuseas y vómitos, palidez, taquicardia, hipertensión, sudoración, temblor en las manos y otras partes del cuerpo.
    Una forma grave de abstinencia alcohólica llamada Delirium Tremens, que empieza normalmente entre las 48 y las 72 horas posteriores a la última ingesta, puede causar agitación, confusión intensa, alucinaciones, fiebre, convulsiones e incluso la muerte. La tasa de mortalidad se estima entre un 1% y un 5% de los casos, aunque aumenta si se retrasa el diagnóstico, si se realiza un tratamiento inadecuado, o por complicaciones médicas concurrentes.

    Tratamientos de la adicción al alcohol

    El tratamiento de desintoxicación incluye abstinencia de alcohol en un ambiente controlado y una supervisión cercana de signos vitales y de cualquier síntoma. Esta desintoxicación alcohólica se realiza en clínicas con las que el Gabinet Psicològic Mataró tiene convenio de colaboración.

    El proceso de desintoxicación de alcohol tarda de tres a siete días, después de lo cual la dependencia del alcohol es más psicológica que física o química. La meta después de la desintoxicación es prevenir una recaída de consumo excesivo y ayudar al alcohólico a aprender cómo seguir sobrio y resistir el impulso de beber.

    ¿Cuándo debes buscar ayuda?

    En el momento en que se detecta que alguien cercano puede ser adicto al alcohol, hay que no dejarlo desatendido. Entenderlo y ponerse en su lugar es muy importante. El problema principal de éste tipo de intoxicación es que está ampliamente aceptado por la sociedad, y es difícil alejarse de ello. Ante la sospecha de una adicción al alcohol, hay que ponerse en contacto con profesionales lo antes posible para evitar acciones inadecuadas y para tener un soporte emocional para superar la situación.

    Pide tu Cita

    Contacta con el centro de psicología de Mataró para solucionar cualquier adicción tóxica, y en especial al alcohol. Nuestros psicólogos están especializados en tratamientos eficaces para tratar la adicción al alcohol, adicción a la cocaína, al cannabis y al tabaco. Nos encontramos en la zona de Mataró y el Maresme,  solicita tu visita sin compromiso en nuestro centro de psicología clínica.

    La cocaína es un estimulante, por lo que produce excitación física y psicológica, aumenta la confianza en uno mismo, las ganas de hablar, la frecuencia respiratoria y cardíaca, el nivel de energía y la ausencia de sueño.

    En dosis muy elevadas, la cocaína puede causar ataques de corazón y convulsiones. Es una droga ilegal que se fabrica con las hojas de la planta de coca, que crece en América del Sur.

    Causas de la adicción a la cocaína

    Como en el caso de las otras adicciones tóxicas, las causas de ésta adicción están ligados al estilo de vida y al estatus socioeconómico:

    – La corta duración de la sensación de euforia que provoca el consumo de esta sustancia y la fuerte caída emocional posterior, hace que el consumidor quiera estar constantemente bajo los efectos de este estado ficticio de bienestar, lo que favorece la adicción.
    – Muchos usuarios empiezan a consumir esta sustancia por accidente o esporádicamente en un ambiente social favorable o por un trabajo estresante que exige más atención y rendimiento.

    Síntomas de la adicción a la cocaína

    Los efectos psíquicos incluyen euforia, inestabilidad, aumento de la comunicación verbal y de la seguridad en uno mismo, inquietud, anorexia, insomnio e hipomanía. Dada su alta capacidad de producir daños y hasta destrucción celular, las sensaciones que eran placenteras en sujetos recién iniciados se convierten en efectos muy desagradables. El adicto experimenta pérdida de interés e imposibilidad de sentir placer ante la falta de la sustancia.

    Así, la cocaína se convierte en el único objetivo y motivo en la vida del adicto, desplazando todo tipo de sentimientos. La dependencia a la cocaína ocurre cuando uno tiene una fuerte necesidad emocional, psicológica y a veces física de tomar la droga. Es posible que tome más cantidad de droga y durante más tiempo de lo que inicialmente se quería.

    Consecuencias negativas del consumo de cocaína:

    – Alteraciones psíquicas: El uso y abuso continuado de esta droga puede desencadenar cuadros depresivos, insomnio, ansiedad, crisis de pánico, alteraciones de la memoria o cuadros psicóticos.

    – Complicaciones cardiovasculares: La mayor parte de infartos en menores de 40 años es debido al consumo de cocaína, además se puede producir estenosis de las arterias cardíacas y cerebrales, muerte súbita, hemorragias internas e hipertensión.

    – Problemas respiratorios: Hiperventilación, respiración irregular, parada respiratoria y edema pulmonar.

    – Complicaciones obstétricas: El consumo de cocaína durante el embarazo se asocia con abortos espontáneos, retraso del crecimiento intrauterino, malformaciones o retraso psicomotor.

    – Complicaciones neurológicas: Tics, convulsiones, hemorragias cerebrales

    Tratamientos de la adicción a la cocaína

    La dependencia a la cocaína se puede tratar, pero el proceso es largo. La parte más importante del tratamiento es que el paciente viva en un ambiente libre de drogas.

    Los objetivos del tratamiento consisten en lograr y mantener la abstinencia de cocaína y otros tóxicos, aprender a reconocer y evitar situaciones de riesgo, afrontar de forma más efectiva los problemas asociados al abuso de sustancias, aprender habilidades de afrontamiento del craving y mejorar el funcionamiento interpersonal y aumentar los apoyos sociales

    ¿Cuándo debes buscar ayuda?

    Ante de una situación de adicción a la cocaína, es importante reaccionar deprisa y dialogar con el sujeto afectado (si es posible) y contactar con un profesional que le ayude a superar la adicción.

    Pide tu Cita

    Contacta con el centro de psicología de Mataró para solucionar cualquier adicción tóxica, y en especial al alcohol. Nuestros psicólogos están especializados en tratamientos eficaces para tratar la adicción al alcohol, al cannabis y al tabaco. Nos encontramos en la zona de Mataró y el Maresme,  solicita tu visita sin compromiso en nuestro centro de psicología clínica.

    El cannabis es una planta que con cuya resina, hojas y flores se elaboran las sustancias psicoactivas ilegales altamente empleadas: hachís y marihuana.

    La planta es conocida en botánica como Cannabis sativa, y sus efectos psicoactivos son debidos a uno de sus principios activos: el tetrahidrocannabinol, cuyas siglas son THC. Sus derivados más consumidos actualmente son el hachís y la marihuana. El cannabis, al consumirse fumado, es fácilmente absorbido por los pulmones, por lo que llega al cerebro con rapidez. En pocos minutos empiezan a manifestarse sus efectos, que pueden durar entre dos y tres horas.

    Causas de la adicción al alcohol

    Como en el caso de las otras adicciones tóxicas, las causas de ésta adicción están ligados al estilo de vida y al estatus socioeconómico. Además, la herencia, los factores psicológicos o los problemas en las relaciones sociales pueden ser causas de ésta adicción.

    Síntomas de la adicción al cannabis

    – Efectos psicológicos: relajación, desinhibición, hilaridad, sensación de lentitud en el paso del tiempo, somnolencia, alteraciones sensoriales y dificultad en el ejercicio de funciones complejas como son expresarse con claridad, memoria inmediata, capacidad de concentración y los procesos de aprendizaje.

    – Efectos fisiológicos: aumento del apetito, sequedad de la boca, ojos brillantes y enrojecidos, taquicardia, sudoración, somnolencia y descoordinación de movimientos.

    Los riesgos asociados al consumo de derivados del cannabis se explican tanto por las peculiaridades de su principal principio activo, el THC, como por el hecho de que se consuma habitualmente fumado.

    El consumo diario de hachís puede ralentizar el funcionamiento psicológico del usuario, entorpeciendo las funciones relacionadas con el aprendizaje, la concentración y la memoria. Otro tanto cabe decir de la ejecución de tareas complejas que requieren lucidez mental y coordinación psicomotora, como pueden ser conducir un vehículo a motor, tomar decisiones o subir a un andamio. Pueden darse reacciones agudas de pánico y ansiedad.
    En personas predispuestas, puede favorecer el desencadenamiento de trastornos psiquiátricos de tipo esquizofrénico o trastorno de ansiedad generalizada. Los derivados del cannabis se consumen fumados, con una pauta de inhalación profunda, sin filtro, con retención pulmonar del humo y apurando el cigarrillo al máximo. Por ello, su uso habitual multiplica los riesgos asociados al consumo de tabaco, favoreciendo la aparición de los siguientes problemas:
     
    – Respiratorios: tos crónica y bronquitis en consumidores habituales de dosis elevadas.
    – Cardiovasculares: empeoramiento de síntomas en personas que padezcan hipertensión o insuficiencia cardiaca.
    Frecuentemente, el hachís se consume con alcohol, con lo que los efectos se multiplican y aumenta el riesgo de lipotimias.

    Tratamientos de la adicción al cannabis

    La adicción al cannabis requiere un tratamiento específico llevado a cabo por profesionales especializados en este ámbito. En primer lugar, el psiquiatra es el profesional encargado de intervenir a través de la medicación sobre el sistema de la motivación, para revertir lo antes posible los efectos sobre el mismo. Si hay ansiedad o síntomas psicóticos, también será necesario un tratamiento sintomático con fármacos específicos.

    En segundo lugar, una vez el paciente se encuentra estabilizado, el psicólogo es el encargado de, ya sea a través de una terapia individual o una terapia en grupo, realizar un programa de deshabituación en el que se trabaje la motivación por el cambio, el cumplimiento de metas terapéuticas y la prevención de las recaídas.

    ¿Cuándo debes buscar ayuda?

    Muchos son los que piensan que el consumo de marihuana no es peligroso. Pero cada vez con más frecuencia, los estudios apuntan a que la marihuana puede ocasionar una fuerte dependencia por sí sola. Si crees que alguien cercano puede estar padeciendo un trastorno de consumo de esta sustancia, intenta intervenir lo antes posible, identificando la adicción y poniendo su situación en manos de un profesional.

    Debes saber si la persona está dispuesta a dejar la sustancia tóxica. En general, el perfil de consumidor son adultos que han consumido marihuana durante 10 años o más y que han tratado de dejar de consumirla entre seis y más veces.Finalmente, el psicólogo o psiquiatra determinará qué tipo de tratamiento es el más adecuado (la terapia cognitivo-conductual, el control de contingencia, la terapia de estímulo motivacional, entre otros).

    Pide tu Cita

    Contacta con el centro de psicología de Mataró para solucionar cualquier adicción tóxica, y en especial de adicción al cannabis. Nuestros psicólogos están especializados en tratamientos eficaces para tratar adicción a la cocaína, al alcohol o al tabaco. Nos encontramos en la zona de Mataró y el Maresme,  solicita tu visita sin compromiso en nuestro centro de psicología clínica.

    El tabaco es considerado el principal agente causante de enfermedades tanto en fumadores activos como en pasivos.

    Si a esto añadimos que todas las enfermedades producidas por el tabaco pueden evitarse con el simple hecho de suprimir la inhalación del humo, resulta fácil entender la necesidad de una intervención terapéutica rápida y eficaz.

    Síntomas de la adicción al tabaco

    Fumar es la causa más frecuente de muertes que pueden evitarse. Según los últimos informes, centenares de miles de personas mueren anualmente de forma prematura debido al tabaco. Estudios recientes indican que la exposición al humo de los cigarrillos fumados por otras personas producen cada año la muerte de miles de personas que no fuman.

    A pesar de estas estadísticas y los numerosos avisos sobre los peligros de fumar, todavía son muchos los adultos y adolescentes que siguen fumando. Aún así, en los últimos años los gobiernos de múltiples países han puesto sus esfuerzos en disminuir el consumo de esta droga, la cual está ampliamente aceptada socialmente.
    Actualmente no hay ninguna duda sobre la relación entre tabaco y cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas, alteraciones durante el embarazo y aumento de la frecuencia de aparición de procesos infecciosos del tracto respiratorio superior. La nicotina es sólo un más de los cuatro mil componentes del humo del tabaco. Los nocivos efectos de estas sustancias incluyen:
    – Aumento del nivel de monóxido de carbono en la sangre y reducción de la cantidad de oxígeno disponible para el cerebro y otros órganos.
    – Menopausia prematura y mayor riesgo de osteoporosis en mujeres mayores.
    – Envejecimiento prematuro de la piel.
    – Mayor riesgo de abortos, muerte repentina del bebé y poco peso al nacer en bebés de madres fumadoras.
    – Daño en los pulmones y aumento de riesgo de cáncer de pulmón, enfisema y bronquitis crónica.
    – El riesgo de ataque cardíaco aumenta de 2 a 4 veces.
    – Aumento del riesgo de cáncer de laringe, boca, esófago, vejiga, riñones y páncreas.
    La nicotina, uno de los ingredientes principales del tabaco, es un poderoso estimulante. Al cabo de unos pocos segundos de inhalar el humo del tabaco, el fumador recibe una poderosa dosis de este componente en el cerebro. Esto hace que las glándulas adrenales aboquen a la sangre adrenalina, lo cual acelera el ritmo cardíaco y aumenta la presión sanguínea. La nicotina está considerada como la sustancia más adictiva que existe, en comparación con otras drogas ilegales. La dependencia al tabaco presenta un componente físico y otro psicológico.
    La nicotina, que es una de las cuatro mil sustancias del humo del tabaco, actúa como refuerzo y las consecuencias que aparecen cuando se deja de fumar (ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, etc.) son consecuencia de su abstinencia. La dependencia psíquica va ligada a la dependencia social y conductual diaria, por la cual se asocian diferentes actividades agradables con el acto de fumar.

    Tratamientos de la adicción al tabaco

    Por este motivo, nuestro objetivo es ofrecer un tratamiento que contemple ambos componentes utilizando procedimientos médicos así como psicológicos. Es importante destacar que el tabaquismo o la adicción a la nicotina es un Trastorno por dependencia de sustancias, un trastorno mental clasificado en los manuales diagnósticos de psiquiatría, y por lo tanto, es necesario que sea un profesional de la salud mental (psicólogo y/o psiquiatra) quien lleve siempre a cabo el tratamiento para el abandono de esta adicción para obtener los mejores resultados posibles y sobre todo, para abordar la prevención de las recaídas, tan frecuentes en el proceso de abandono del tabaco.

    En la actualidad, uno de los tratamientos de elección que presenta más evidencias de éxito para dejar de fumar son los programas psicológicos multicomponentes o terapias conductuales multimodales como la que llevamos a cabo a nuestra Unidad de Tabaquismo. Estos programas se caracterizan por la utilización combinada de varias técnicas (componentes) con el fin de intervenir sobre los diferentes factores que ayudan a mantener este hábito. Los tratamientos multimodales, aplicados tanto en grupo como individualmente, constan de tres fases.
    1- En la fase de preparación para dejar de fumar se trata de incrementar la motivación y el compromiso del paciente para el abandono del consumo del tabaco.
    2- En la fase de abandono del tabaco se aplican algunas de las estrategias existentes para dejar de fumar (fase de tratamiento intensiva).
    3- Finalmente, en la fase de mantenimiento, una vez que el paciente ha dejado de fumar, se trata de potenciar la abstinencia a largo plazo mediante la aplicación de estrategias de prevención de recaídas (fase de seguimiento).
    El tratamiento psicológico está basado en un programa multicomponente, en el que se utilizan técnicas conductuales y cognitivas así como procedimientos orientados al entrenamiento del fumador en su autocontrol, el entrenamiento en solución de problemas y en habilidades de afrontamiento de estos y en técnicas para incrementar el apoyo social y la prevención de recaídas.
    El tratamiento médico, que se utiliza de manera selectiva según cada caso particular, se puede clasificar en dos grandes grupos: terapia sustitutiva con nicotina (utilización de parches, chicles o comprimidos de nicotina) y terapia farmacológica no nicotínica (Bupropión – Zyntabac / Vareniclina – Champix). El tratamiento que realizamos en el Gabinet Psicològic Mataró se puede realizar tanto en formato individual como en formato grupal. Cuando este se realiza en formato grupal se lleva a cabo en grupos reducidos de 4 a 8 personas dividido en las siguientes fases:

    Pide tu Cita

    Nuestra Unidad de Tabaquismo, formada por psicólogos y psiquiatras expertos en este campo, se ocupa del diagnóstico y el tratamiento de adolescentes y adultos afectados por esta adicción, diseñando un plan terapéutico individualizado en función de las características de cada caso. El tratamiento se realiza a nivel individual o a nivel grupal según las características y necesidades de cada caso. También tratamos la adicción al alcohol, el cannabis y la cocaína.