Principales motivos de consulta en terapia de pareja

La psicología, y en concreto la psicología clínica abarca mucho más que la terapia individual, pudiendo aplicarse y mostrando su eficacia ante grupos, familias, y evidentemente parejas. Además, cuando se realiza tratamiento individual, es común que el terapeuta realice algunas sesiones con algunas personas del entorno, por separado o conjuntamente, de tal forma que consiga tanto una visión más amplia y objetiva de la situación, como proporcionar una ayuda que se generalice a las dinámicas relacionales de la persona.

 

Las dificultades experimentadas en la pareja son algo común, natural, e incluso útil dentro de nuestras relaciones. Es quizás la ausencia de malentendidos lo que puede suponer un problema significativo, ya que posiblemente enmascara muchas otras problemáticas (p.ej., déficit de comunicación, exigencia de perfeccionismo, miedos…). Entre ellos, a continuación se exponen algunos de los principales motivos de consulta que observamos y trabajamos más en terapia:

 

  • Problemas de comunicación: Es quizás uno de los más comunes, sino el principal. Este puede ser tanto causa como consecuencia de otras dificultades, y puede consistir tanto en una ausencia de comunicación, como en una interacción defectuosa basada en demandas constantes o exigencias, reacciones agresivas, silencios… Trabajar este componente, independientemente del motivo de consulta, puede resultar clave para el buen funcionamiento de la terapia y de la pareja.

 

  • Infidelidad: Constituye un motivo común, el cual genera principalmente desconfianza, necesidad de control, y en definitiva, miedo. Además, puede repercutir en la percepción que se tiene de la otra persona, lo cual fomenta la insatisfacción y el malestar. Deberemos atender a cómo viven cada uno de los miembros lo acontecido, atendiendo a sus creencias y su percepción del otro para plantear objetivos que fomenten el bienestar tanto individual como relacional.

 

  • Sexualidad: Los problemas en el sexo son especialmente frecuentes, y especialmente cuando se trata de relaciones duraderas. Además, las dificultades sexuales en forma de disfunciones, o de cualquier otro tipo, son especialmente útiles trabajarlas cuando estamos ante parejas. A pesar de que pueda ser uno de los miembros el que presente la dificultad, siempre hay factores de la relación que deberemos tener en cuenta para trabajarla. 

 

  • Economía: Las dificultades en el ámbito económico pueden ser fuente de malestar significativo, y especialmente cuando se ha creado ya una familia, con lo cual la preocupación se traslada al bienestar de los hijos. Por ello, la gestión del malestar generado por esto es clave y relevante. 

 

Finalmente, merece la pena remarcar que los problemas relacionales pueden aparecer en cualquier fase, en todo momento dentro de la relación. Aunque se tiende a ello, no es necesario esperar mucho tiempo para pedir ayuda, ya que hacer un trabajo a tiempo puede ayudar a prevenir otros problemas. Así, será la gestión común, es decir, el actuar como equipo hacia un mismo objetivo, ayudados por el terapeuta, lo que marcará la diferencia y permitirá encontrar la estabilidad y el bienestar tanto dentro de nosotros mismos como en nuestra relación.

En nuestro centro encontrarás especialistas en terapia de pareja, en terapia familiar e individual. Estamos situados en el centro de Mataró. No lo dudes y acércate o contacta con nosotros por mail o por teléfono, será un placer atenderte.