¿Qué son las dislalias?

¿Qué son las dislalias?

La dislalia es una alteración específica del habla caracterizada por dificultades  en la articulación de algún o algunos fonemas, ya sea sustituyendo estos por otros, o por la alteración u ausencia de algunos sonidos concretos. Hoy en día constituye uno de los problemas del habla y del lenguaje más frecuentes en población infantil. Se considera que hasta los 4 años éstas son evolutivas o “normales”, es decir como consecuencia de la falta de madurez del sistema nervioso el cual posibilita los movimientos necesarios para la articulación. A partir de aquí, cuando esta problemática perdura más allá de los 4 años de edad, puede requerir una intervención específica encarada a prevenir mayores complicaciones y a establecer una articulación adecuada, la cual será llevada a cabo por un logopeda.

Los niños que sufren esta problemática presentan una serie de errores a la hora de articular sonidos del habla, como pueden ser adición, omisión, sustitución o distorsión de estos. Estas alteraciones pueden apreciarse además en cualquier punto de las palabras pronunciadas, ya sea al principio, en medio o al final de estas. Junto a esto, es importante tener en cuenta que para diagnosticar esta problemática deben descartarse trastornos neurológicos, hipoacusia o algún otro problema biológico que pueda explicarlo.

Por otro lado, esta problemática puede clasificarse en diferentes tipos según la causa a la que atendamos. Así, aunque existe controversia al respecto, hoy en día se consideran cuatro subtipos:

–    Dislalia evolutiva: Para articular de manera adecuada es necesario adquirir una cierta maduración cerebral. Por ello, debemos normalizar los errores cometidos en las primeras etapas en la articulación de fonemas. De este modo, aunque suelen ir acompañados de preocupación y malestar por parte de los padres, hablamos de este tipo cuando estos errores desaparecen con el tiempo y siempre antes de los cuatro años de edad.

–    Dislalia orgánica: Podemos clasificarla en este subtipo cuando las alteraciones aparecen como consecuencia de un problema orgánico. Cuando existe una alteración grave en el sistema nervioso central, podemos hablar de disartria. Por otro lado, si nos referimos a malformaciones o alteraciones en los órganos del habla (lengua, labios, paladar, etc.), a esta problemática se le denomina disglosia.

–    Dislalia audiógena: La causa de las dificultades en la articulación presentadas se encuentra en un problema auditivo. Así, al no poder oír correctamente, no hay una adecuada discriminación auditiva, lo cual puede llevar a confusión ante ciertos fonemas auditivos. El tratamiento debe ir encarado a mejorar esta discriminación, corregir los fonemas distorsionados e implantar aquellos inexistentes.

–    Dislalia funcional: Es el subtipo más frecuente y se produce por un mal funcionamiento de los órganos articulatorios, sin que exista una causa orgánica que lo explique. A partir de aquí, se han propuesto algunos argumentos para explicar este problema. Por ejemplo, la falta de control en la psicomotricidad fina, una estimulación lingüística deficitaria, la sobreprotección o los traumas pueden entorpecer el proceso y facilitar la aparición de estas alteraciones.

Aunque la intervención específica para esta alteración del lenguaje sea llevada a cabo desde la logopedia, el conocimiento y la detección temprana en el ámbito escolar puede ser crucial para fomentar la mejora del niño. Además, en este proceso deben participar, estableciendo lazos de comunicación constantes, el profesional, el tutor o tutores de la escuela y la familia.  

Si deseas recibir más información al respecto o consideras que puedes necesitar ayuda para este u otros problemas parecidos, desde nuestro centro de psicología en Mataró intentaremos solucionar todas las dudas y peticiones que tengas.