Resiliencia y bienestar

Resiliencia y bienestar

RESILIENCIA Y BIENESTAR CÓMO POTENCIAR NUESTROS RECURSOS PERSONALES Si echamos una mirada atrás en nuestras vidas, muy posiblemente seremos capaces de identificar algún momento en el que hayamos sido capaces de sobreponernos ante un acontecimiento negativo o adverso. Así, la resiliencia se entiende como la capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, favoreciendo la adaptación positiva y el reajuste psicológico y emocional. Es importante tener en cuenta pero, que ser resiliente no significa no sentir dolor, malestar o experimentar ciertas dificultades a la hora de hacer frente a las adversidades. Evidentemente, la muerte de un ser querido, la detección de una enfermedad grave o la vivencia de situaciones estresantes a nivel familiar o laboral, por ejemplo, son sucesos que generan un impacto muy elevado además de legítimo en nuestras vidas, produciendo sentimientos de tristeza, ansiedad, soledad, rabia, etc. A pesar de ello, por lo general, acostumbramos a ser capaces de hacer frente a esos sucesos; reinventándonos, encarando el futuro con optimismo y reencontrando el sentido para seguir luchando por nuestros objetivos vitales. De esta forma pues, debemos tener en cuenta que uno de los componentes clave de la resiliencia, es en sí mismo, el malestar que producen los obstáculos que afectan nuestro estado emocional. Sin embargo, en algunas ocasiones parece que no conseguimos lograr salir del malestar emocional provocado por estas circunstancias, quedándonos estancados en pensamientos y sentimientos perturbadores. Por ello, a continuación se exponen algunas de las estrategias que podemos utilizar para potenciar nuestros recursos personales, cuya combinación puede potenciar y contribuir a desarrollar la resiliencia: –        Rememorar episodios de superación: Revisar situaciones en las que hayamos sido capaces de gestionar y positivizar nuestro malestar puede ser un factor clave para encarar los acontecimientos adversos actuales. Aunque ciertamente cada circunstancia es distinta, existen componentes comunes que debemos tener presentes. Preguntas como ¿qué estrategias he utilizado para hacer frente a eventos estresantes? o ¿qué me ha ayudado a sentirme más esperanzado/a respecto a mi futuro? Pueden ayudar a descubrir algunas respuestas útiles para enfrentarnos de forma efectiva a ciertos acontecimientos. –        Emplear la introspección: Aunque puede resultar incómodo, llevar la mirada hacia el interior de nosotros mismos puede favorecer la identificación prematura de ciertos pensamientos y sensaciones negativas que precipitan la llegada de malestar emocional. Así, tanto al explorar antiguos episodios como a la hora de hacer frente a eventos actuales, conviene identificar qué estamos sintiendo o pensando en ese momento, y dónde lo estamos experimentando. –        Plantear objetivos realistas y alcanzables: Marcarnos metas concretas, específicas y temporales puede ser de gran ayuda para mantener la atención en el presente y concienciarnos de que nuestra vida posee un sentido concreto por el cual debemos seguir luchando. Además, los objetivos deben ser optimistas, es decir, que su consecución lleve en sí misma una mejora en nuestro estado de ánimo. –        Adoptar una actitud flexible y tolerante: Debemos aceptar que habrá obstáculos, y junto a esto permitirnos experimentar ciertas emociones que, aunque en un primer momento nos resultarán desagradables, estas forman parte del proceso de aceptación y superación. Junto a esto, debemos permitirnos equivocarnos y reconocer que el malestar es en sí aprendizaje. –        Mantener y establecer relaciones: Es importante que no abandonemos y nos mantengamos activos a nivel social. Nuestras relaciones personales pueden proporcionarnos el apoyo que no nos estamos permitiendo darnos a nosotros mismos, por lo que debemos intentar continuar cerca de ellas aunque prefiramos apartarnos y desvincularnos. Además de estas, existen muchas otras estrategias que pueden resultar de mucha utilidad para potenciar la resiliencia. Casi todas ellas pero, buscan favorecer la utilización de recursos personales escondidos tras el malestar que generan los diferentes acontecimientos. Si deseas recibir una atención específica sobre alguno de estos temas, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de psicólogos en Mataró, te ayudaremos.