Trastornos somatoformes: características y doctor shopping

Trastornos somatoformes: características y doctor shopping

Los trastornos somatoformes engloban aquellos desórdenes o problemas que se caracterizan por la presencia de síntomas físicos diversos en los que no es posible identificar una patología o disfunción orgánica aparente. Así, tras múltiples pruebas y exámenes médicos, se descartan causas físicas o biológicas que expliquen la aparición y exacerbación de los síntomas. En este sentido, además, un aspecto esencial lo constituye la somatización, la cual se entiende como la tendencia a experimentar y expresar malestar psicológico en forma de síntomas somáticos que el sujeto interpreta erróneamente como signo de alguna enfermedad física severa y, en consecuencia, solicita asistencia médica para ellos.

En cuanto a los síntomas o molestias expresadas, pueden ser diversas y variar de una persona a otra, siendo las más frecuentes el dolor en distintas partes del cuerpo, la debilidad, inflamación, vértigo, náuseas y/o la sospecha de diferentes lesiones. Por lo que respecta a los subtipos, siguiendo la clasificación del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), podemos distinguir diferentes categorías dentro de los trastornos somatoformes: el Trastorno de síntomas somáticos, el Trastorno de ansiedad por enfermedad (correspondería a la tradicional hipocondría), el Trastorno de conversión, un apartado para factores psicológicos que influyen en otras afecciones médicas, y el Trastorno facticio. Todos ellos comparten la característica de manifestar síntomas físicos/somáticos diversos los cuales se encuentran interrelacionados con factores psicológicos y emocionales diversos. La variabilidad pero, depende de su forma de presentación. Hay que tener en cuenta además, que dentro de la primera categoría citada (el Trastorno de síntomas somáticos), el manual también incluye los trastornos psicosomáticos, mencionados al inicio del artículo.

Por otro lado, y aunque la problemática se haya evidenciado más en mujeres, resulta especialmente complejo concretar datos epidemiológicos específicos. Esto es debido a que los pacientes que sufren este problema acuden, principal y casi exclusivamente, a servicios de atención médica en búsqueda de una explicación física/biológica, lo cual repercute en el hecho de que el trastorno sea infradiagnosticado. A este hecho se le conoce con el nombre de doctor shopping, ya que la persona, al no encontrar una justificación física que explique los síntomas físicos que está experimentando, recurre a seguir buscando y a cambiar de servicio médico con la creencia de que en alguno de ellos se encontrará una explicación plausible. Es cierto pero, que en algunas ocasiones se realzan diagnósticos o se proporciona información e incluso tratamiento médico parcialmente congruente con la problemática, lo cual a corto plazo puede tranquilizar a la persona y aminorar ciertos síntomas, pero difícilmente actuará como un supresor.

Por todo ello, y con tal de reducir la frecuencia de este curioso aunque legítimo fenómeno, es importante reconocer la importancia de los factores psicológicos y emocionales en los problemas físicos. En ese sentido, y aunque resulte complicado de comprender, y más aún de aceptar, la interrelación cuerpo-mente o emoción-físico es más estrecha de lo que imaginamos.

Así pues, el papel de los acercamientos e intervenciones desde el ámbito de la psicología resulta clave para este tipo de problemas. La Terapia Cognitivo-Conductual se presenta como un tratamiento eficaz y con resultados especialmente positivos. Los profesionales de nuestro centro, en Mataró, están especializados en este y otro tipo de intervenciones eficaces y útiles. Si deseas obtener más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros, te ayudaremos.