Existen diferentes disciplinas y orientaciones relacionadas con la salud mental, y específicamente, dentro del ámbito de la psicología. A nivel general, podríamos decir que todas buscan encontrar variables relevantes para mejorar tanto la disciplina como el bienestar emocional de los individuos, pero lo hacen de distintas maneras, y, sobretodo, complementandose mucho entre ellas. Concretamente, la neuropsicología nace de la conjunción entre la neurología y la psicología.

Se considera una disciplina independiente dentro de las neurociencias, la cual se encarga de estudiar la relación entre los procesos cognitivos y conductuales, y el cerebro. En este sentido, procura delimitar los efectos de una lesión en las estructuras del sistema nervioso central. Entre las posibles lesiones, podemos encontrarnos con tumores cerebrales, ictus, accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneoencefálicos, enfermedades del desarrollo y enfermedades neurodegenerativas. Así, procura detectar y rehabilitar las funciones cognitivas afectadas, entendiendo estas como los procesos mentales o intelectuales que nos ayudan a adaptarnos al entorno. Entre ellas, podemos encontrar las siguientes:

  • Atención y concentración
  • Memoria
  • Percepción
  • Aprendizaje
  • Funciones ejecutivas (toma de decisiones, razonamiento, resolución de problemas, velocidad de procesamiento, planificación y organización). 
  • Lenguaje
  • Habilidades visoespeciales

Estas funciones son utilizadas a diario, y están influenciadas por nuestro estado de ánimo y por factores ambientales, como nuestra personalidad o la interacción social. En este sentido, los trastornos mentales pueden encontrarse claramente afectados y ser causa o consecuencia de las alteraciones cognitivas (p.ej., esquizofrenia, depresión, ansiedad…). Además, desenvolupan un papel clave y significativo en nuestras conductas, pensamientos y toma de decisiones. De esta forma, el neuropsicólogo buscará evaluar los efectos psicológicos y conductuales del daño cerebral con la finalidad de delimitar y establecer un nexo entre las zonas y estructuras cerebrales afectadas y las funciones cognitivas perjudicadas. Para ello, es común la utilización de baterias de pruebas especializadas en muchas o pocas funciones cognitivas (p.ej., WAIS de Weschler). Además, como se ha empezado a remarcar con anterioridad, es clave la coordinación entre profesionales de la salud mental, ya que únicamente de esta forma se consigue una mayor garantía de rehabilitación, y, por lo tanto, de adaptación y mejora personal y social.

En nuestro centro de Psicología contamos con diferentes profesionales de la salud mental, los cuales pueden ofrecerte una atención multidisciplinar que te ayudará a mejorar y a potenciar tu bienestar emocional. Si deseas conocernos, o tienes cualquier duda, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *