Adolescencia y principales problemas de conducta

La adolescencia es un periodo crítico para nuestro desarrollo vital. Supone una transición, entre la juventud y la adultez, en la que se producen los principales cambios madurativos tanto a nivel físico como cognitivo-emocional. Además, el ámbito social ejerce una influencia especialmente relevante, y todo ello se plasma en la construcción y asunción de una autoestima e identidad determinadas que marcarán, en cierta manera. el porvenir de nuestro crecimiento, desarrollo y adaptación. 

 

De esta forma, en un muy corto período de tiempo afrontamos (consciente e inconscientemente), una serie de cambios muy significativos, los cuales pueden plasmarse y transformarse en muchas ocasiones en conflictos externos e internos. En este sentido, existen dificultades que se hacen especialmente patentes en este periodo, como son los problemas de conducta, entre los cuales y como más representativos encontramos los siguientes:

 

  • Evitación de responsabilidades y procrastinación: Se trata de uno de los comportamientos más frecuentes. Los/las chicos/as con estos problemas, acostumbran a no involucrarse en casi ninguna tarea que implique cierta responsabilidad, tanto a nivel escolar, como familiar, delegando a los demás o para otro momento (a menudo tarde), su realización.

 

  • Conductas negativistas y oposicionistas: Las conductas de oposición, principalmente a figuras de autoridad, es un aspecto muy característico. Es típico que cuanto más se les solicite hacer algo, menos lo hacen. Así, utilizan esto para cuestionar a ciertas personas. 

 

  • Conductas imprudentes: Junto a las anteriores, acostumbran a involucrarse en actividades peligrosas, como conducción temeraria, ciertas prácticas sexuales, actos violentos o vandálicos, consumo de drogas…etc. 

 

  • Déficit en el control de impulsos: Lo anterior puede verse especialmente influenciado por una falta de control sobre la conducta, lo cual acostumbra a ser muy característico en estas problemáticas. Éste se ha vinculado con un déficit del funcionamiento de la corteza prefrontal. 

 

Junto a estos, que generan claramente un malestar y deterioro en la esfera interpersonal (familiar, social, escolar…), pueden coexistir e incluso ser la causa, los problemas emocionales. Así, las dificultades relacionadas con la autoestima y los problemas de ansiedad y depresión, son comunes y cada vez más frecuentes.

 

Intervenciones como la TCC (Terapia Cognitivo-Conductual), o en Entrenamiento para Padres, suponen alternativas muy útiles para hacer frente a estas dificultades. Si tienes cualquier pregunta o quieres recibir más información, ponte en contacto con nosotros. En nuestro centro de psicología, en Mataró, te facilitaremos toda la ayuda que necesites.