Claves para mejorar la relación de pareja

Claves para mejorar la relación de pareja

El AMOR Y El ENAMORAMIENTO
Al inicio de una relación aparece la enamoramiento. Todo empieza por una atracción física, seguida de una atracción personal y que se caracteriza por:
– Fuerte deseo de intimidad y unión física
– Deseo de reciprocidad
– Miedo al rechazo
– Pensamiento obsesivo que interfiere a la actividad diaria
– Pérdida de concentración
– Fuerte actividad fisiológica ante la presencia de la persona de la que se está enamorada
– El único centro de su atención es la otro
– Idealización de la persona. Se magnifican las calidades positivas del otro

No hay un dato exacto, pero estadísticamente se calcula que el enamorament dura entre el primer mes hasta los 3 primeros años, para dejar lugar al amor, que llega más tarde. El amor se caracteriza por una constante entrega y aceptación del otro, se requiere tener paciencia, comprensión, apertura y se tiene que trabajar a diario para poder superar las dificultades. El amor verdadero se fundamenta en la realidad, trascendeix a la idealización de la pareja y posee una proyección estable y a largo plazo. 

LAS DISCUSIONES
Hay tantas parejas como personas en el mundo, porque cada pareja es única e incomparable. 
Discutir dentro del área de pareja es algo normal y fuerza habitual, pero no tenemos que pensar que discutir es una cosa saludable o positiva, puesto que toda discusión puede acabar deteriorando la relación de pareja, distanciándola hasta traerla a la rotura definitiva.
La frecuencia, la intensidad y las diversas situaciones en que se dan las discusiones, marca la diferencia entre unas y otras parejas, puesto que hay que discuten a todas horas por cualquier motivo y hay que prácticamente no lo hace nunca. 
Consejos para disminuir la frecuencia y la intensidad de las discusiones:
– Hablar con un tono agradable de voz y sobre todo no llamar nunca. Cuando una persona está enfadada es difícil controlar esto, pero hay que recordar que no para más llamar se tiene más razón. Si tú llamamientos, tu pareja se exaltará y también te llamará y no resolveréis el problema que os ocupa, sino todo el contrario, tendréis dos, el que ya teníais y el que tendréis por haberos faltado al respeto.
– Es fundamental escuchar de forma activa el otro, respetando su turno de palabra y dejando que exprese con libertad su punto de vista del que ha pasado. Para poder comprender qué le preocupa o que molesta al otro, hay que escuchar primero y después expresar el que uno piense. Importando expresar el que se siendo de forma clara porque la pareja se pueda poner a nuestra piel y nos pueda comprender mejor.
– Hace falta no adoptar determinadas actitudes como las que se describen a continuación:
o Despreciar el punto de vista del otro
o Mostrarse arrogante
o Postura prepotente
o Creer que se tiene la razón absoluta de todo
Estas actitudes ponen un miembro por encima del otro y el único que provocan es que la discusión suba de tono y acabe en un problema más grande. 
– Es muy importante hablar desde el “YO” en lugar desde el “Tڔ. De este modo se consigue suavizar la actitud con que la pareja recibe el mensaje y el vivo con más humildad. No es el mismo decir “tú me has hecho daño” que decir “yo me he sentido mal”. Los mensajes desde el “tú” son más agresivos y culpabilitzadors y harán que la pareja se ponga a la defensiva.
– Cuando tenemos una discusión hay que asumir la responsabilidad, puesto que “dos no discuten si uno no quiere”. Ante los problemas hay que evitar ver las cosas desde los extremos, blancas o negras, y por eso es importante asumir la parte de responsabilidad que cada cual tiene en el conflicto. Por eso es importante empezar exponiendo toda la parte positiva de tu pareja y aceptando la responsabilidad que tienes tú para continuación hablar de la parte negativa y el que te ha molestado de ella. De este modo su actitud será más positiva y conciliadora.
– Es fundamental saber pedir perdón si uno se ha equivocado. No cuesta nada y la pareja lo agradece muchísimo. Hay que pensar que vale más pedir perdón que estar enfadado, porque el que es fácil es dejarse traer por la rabia y seguir enfadado. Hay que asumir los errores propios, pedir perdón y rectificar, para poder tener más felicidad en la relación de pareja.
– Hay que buscar el momento adecuado para discutir. Dejarlo por más adelante cuando los ánimos están más calmados puede ser una buena opción. Puede ser una buena opción marchar a hacer un paseo y reflexionar sobre el que ha pasado para mirar de ver las cosas de una forma más realista, madura y reflexionada y tener la conversación cuando uno está más tranquilo.
– No podemos pasar por alto algo que nos hace daño de la pareja. Hacer ver que no ha pasado nada hará más que repetirse en el tiempo, puesto que el problema quedará sin resolver y se converirà en un problema latente, dispuesto a explotar en cualquier momento por pequeño que sea el estímulo que lo provoque.

CONSEJOS PARA MANTENER VIVE El AMOR EN LA PAREJA
1- CADA DÍA UN PLAN DE CONQUISTA
2- MANTENER UNA VIDA PROPIA
3- MOSTRAR INTERÉS POR EL QUE HACE El OTRO
4- MODIFICAR LAS RUTINAS CON FRECUENCIA
5- TENER MOMENTOS EXCLUSIVOS DE PAREJA 
6- TENER RELACIONES SEXUALES SATISFACTORIAS
7- TOMARSE LA RELACIÓN COMO UN RETO
8- TENER COMPLICIDAD
Cristina Martínez VianaDirectora del Gabinet Psicològic MataróPsicóloga