Cómo comunicarse con su hijo adolescente

Cómo comunicarse con su hijo adolescente

Dar mensajes claros. Es un error decir a la misma cosa «No» un día y «Sí» otro día a tu hijo adolescente, salvo que las circunstancias hayan cambiado.
Dar mensajes claros ayuda a crear una base de confianza, fomenta el buen comportamiento y ayuda a bajar los niveles de estrés en una familiaAprender a escuchar y responder con respuestas que incentivan la comunicación y eviten que tu adolescente salga del salón de un portazo.
Emplear un tono positivo y utilizar lenguaje corporal afirmativo mientras hablas.
Tratar a tu hijo adolescente con el mismo grado de respeto con el que esperas que te trate a ti. No le insultes nunca, no le ridiculices tampoco.
Dar mensajes afirmativos. Cada vez que se presente la ocasión, recordarle que le quieres. Cuando se ha arreglado, dile que está muy guapo. Cuando ordena su habitación sin que se lo hayas pedido, coméntaselo de tal forma que se sienta orgulloso (aunque no te lo vaya a demostrar)No pierdas el genio y no grites. Si empiezas a gritar, la capacidad receptiva de tu adolescente se bajará a cero. Hay momentos en los que tod@ adolescente cree que sus padres no le comprenden, que le hacen la vida imposible. Y cuando gritamos por frustración o rabia, sólo conseguimos alejarles más. Si crees que vas a perder los papeles, suspende la conversación para retomarla en un momento en el que has logrado sobreponerte.
Ser preciso y dar detalles sobre lo que esperas de tu hijo. Puedes escribir un planning y pegarlo en la nevera como recordatorio. Siempre es bueno escribir sobre papel reglas y acuerdos importantes, porque así ambas partes pueden consultar el papel cuando surja una confusión sobre una norma específica.
No ningunear nunca a tu hijo cuando estás enfadado o triste. Si algo que hace o dice te enfada o entristece de sobremanera, dile que no está en condiciones de seguir una conversación antes de alejarte. Es peligroso ignorarle o dejar de hablarle y seguir tan normal con otros miembros de la familia, porque sólo conseguirás distanciarle cada vez más.
Evitar decir frases como «porque lo digo yo». Explica tus razones de forma tranquila a tu hijo. Los adolescentes saben que la última palabra la tendrán sus padres, pero es importante que sepan por qué les pedimos que hagan algo que no quieren hacer, o por qué les prohibimos ciertas actitudes.En una conversación, no entres en un monólogo. Termina tus frases con otra que invite a la comunicación:
¿Qué piensas tú?Parece muy importante para ti, intenta explicarme por quéBuena pregunta, intentaré contestarMe interesa mucho conocer tu opinión¿Comprendes lo que te intento explicar?¿Quieres hablar?Lograr una coherencia entre lo que predicas y lo que practicas. Es importante dar ejemplo para tener credibilidadEvitar frases negativas que más bien logran todo lo contrario, como por ejemplo:
Si vuelves a decir eso te….Me trae sin cuidado qué hacen tus amigosNo vengas llorando a mí si te sale malNo te creoNo comprendes nadaPregúntaselo a tu madre/padreEscuchar con atención a tu hijo cuando te habla. No hagas otra actividad mientras, y si estás haciendo algo cuando empiece, para. Mira a tu adolescente, escucha y ofrece un comentario cuando termine.
Organizar actividades conjuntas, a veces con toda la familia, a veces solos. Excursiones, comidas, una cena fuera, vacaciones…. Si tu adolescente no quiere pasar todas las vacaciones con la familia, intenta buscar una solución y ayúdale a encontrar la manera de pasar tiempo con sus amigos y tiempo con su familia.