¿Cuándo acudir al/la psicólogo/a?

Tomar la decisión de acudir a un profesional no es fácil. Implica identificar en uno mismo o en los demás una dificultad o situación mejorable, y llegar a la conclusión de necesitamos ayuda para gestionarla. Si ya de por sí esto es extrapolable a cualquier ámbito de la salud, es especialmente frecuente en el área de la salud mental. Muchas veces por miedo, otras por tabúes y prejuicios asociados a la profesión, y otras por minimizar la dificultad que nos limita. Así, son típicos los argumentos “si vas al psicólogo es porque estás loco”, “si voy es porque tengo un gran problema”, “lo que me sucede es una tontería”, “ya tengo a mis amigos para darme consejos”, o “no quiero que me manipulen”. Todos ellos denotan cierta inseguridad e incomprensión ante la psicoterapia. 

 

Todos, en algún momento de nuestras vidas, pasamos por ciertas situaciones que nos afligen. En muchas ocasiones lo conseguimos gestionar, y especialmente cuando contamos con un entorno favorable y saludable a nuestro alrededor; pero en muchas otras, e incluso contando con ello, nos puede costar salir o encontrar las herramientas para manejarlo, lo cual se traduce en mayor malestar y en una prolongación mayor de este en el tiempo. Por ello, a continuación os presentamos algunos de los principales motivos para acudir a un/a psicólogo/a:

 

  • Malestar emocional y/o físico: Este, a priori es el más evidente y el que no debería hacernos dudar, pero incluso apareciendo, a veces lo reprimimos y alargamos la decisión. Puede ser por múltiples causas: preocupación, ansiedad, tristeza, pasar por una época de estrés, etc. Pero como vemos, también podemos pedir ayuda para gestionar emocionalmente un malestar físico (dolor, lesiones, procesos de intervención o cirugía…). 

 

  • Consecuencias fisiológicas: Habitualmente es el que nos lleva a pedir ayuda. Es decir, el malestar emocional muchas veces se traduce en una alteración de nuestras necesidades básicas, como la alimentación, o el sueño. Es en estos momentos cuando vemos más deteriorado nuestro rendimiento en las distintas áreas, lo cual a menudo decanta la decisión.

 

  • Aumento o disminución de hábitos: Aunque puede no aparecer malestar, podemos estar motivados por dejar o adquirir hábitos o rutinas. Así, es frecuente acudir para mejorar nuestras estrategias de estudio, o para dejar de fumar.

 

  • Manejo de una situación externa: Quizás no nos preocupa algo personal, sino una situación o persona ajena, como nuestros hijos, la relación con los compañeros del trabajo, o el conflicto entre dos o más amigos. El terapeuta también puede darte herramientas para manejar esta situación, y será éste el que determinará la necesidad de que las personas implicadas acudan a psicoterapia.

 

  • Comprender y descubrir: La psicoterapia puede ser un recurso para comprendernos y para descubrirnos. En este sentido, podemos ir con un motivo de consulta claro, y evidenciar que existen otras situaciones, rasgos de nuestra personalidad, o dificultades paralelas que ayudan a alimentar y mantener la situación que nos preocupa.

 

  • Tener tu espacio: Supone un espacio privado, íntimo y confidencial, en el que te puedes expresar libremente, y en el que no se verá influenciado por ninguna persona o grupo externo. Por ello, conviene diferenciarlo de los consejos que nos pueden dar amigos y família, ya que supone básicamente un recurso profesional y científico externo.

 

Estos son algunos de los principales motivos que podemos tener en cuenta para pedir ayuda a un profesional de la salud mental. Como vemos, aunque habitualmente es el principal, no es únicamente el malestar el que debe acercarnos a ello. El psicólogo es un especialista capacitado y formado para conocer y comprender el carácter y los estados mentales y emocionales de las personas, y atribuir causas y explicaciones a su comportamiento con tal de proporcionar herramientas de cara a disminuir y manejar el malestar y/o mejorar sus recursos.

 

En nuestro centro, situado en Mataró, encontrarás a profesionales que te ayudarán a solventar todas tus dudas y a encontrar aquellos recursos que te permitirán hacer frente a las situaciones que te preocupen. No lo dudes y llámanos, será un placer atenderte.