Los problemas de ansiedad, y especialmente los miedos, son fenómenos extraordinariamente comunes en nuestra sociedad. Desde que nacemos, éstos parecen adecuarse a nuestro a nivel evolutivo, y a medida que nos vamos haciendo mayores, aparecen temores más abstractos y subjetivos. Así, es común que en nuestra infancia hayamos temido a monstruos, fantasmas, el coco, ciertos animales… Y poco a poco, hayamos canalizado todo esto hacia fenómenos más sociales, y a situaciones semejantes a las que vivimos en nuestro día a día, pero que en ocasiones no conseguimos terminar de definir. 

Uno de ellos es la Agorafobia, un trastorno en el cual la persona experimenta miedo y ansiedad en situaciones donde escapar puede resultar difícil, o donde, en caso de que aparezca una crisis o síntomas acentuados de angustia, puede no disponerse de la ayuda necesaria. Tradicionalmente se había entendido como el miedo a los lugares abiertos, o públicos, pero esta concepción, si bien es parcialmente correcta, no abarca la totalidad de la problemática. En este sentido, las situaciones típicas más temidas son: usar el transporte público (p.ej., trenes, autobuses, barcos, aviones…), estar en espacios abiertos (p.ej., puentes, mercados, zonas de estacionamiento…), en espacios cerrados (p.ej., tiendas, teatros, cines…), hacer cola o estar en una multitud, y estar fuera de casa solo. Así pues, como vemos, las zonas abiertas son una pero no la única situación temida. Otra de las características importantes, y que también comparten las otras “fobias”, es que la persona habitualmente evita ir a estos lugares, o bien lo resiste acompañado o con gran malestar. Se asocia más al género femenino que al masculino, y acostumbra a aparecer entre los 20 y los 30 años, aunque también se ha documentado que es típica su aparición en edades más tardías, y especialmente tras ciertos acontecimientos traumáticos como caídas. 

El problema puede resultar altamente incapacitante para la persona que lo sufre, llegando a incluso a evitar salir a la calle. En estos casos, se observa una clara generalización de los miedos a casi cualquier situación. Además, aunque no siempre, es común que aparezcan crisis de pánico, entendidas éstas como la experimentación de un gran número de síntomas de ansiedad (dificultad para respirar, sudoración, temblores, taquicardia…) en pocos minutos, junto al miedo a que esto tenga consecuencias graves. Estos, son todos síntomas de ansiedad, pero como en casi todos los trastornos mentales, la agorafobia no suele aparecer en solitario. Siendo en ocasiones causa, y en muchas otras consecuencia, la depresión es una de las patologías psiquiátricas más comunes. No resulta difícil de entender que cuanto más impedida y limitada esté una persona, más sencillo es que aparezcan síntomas depresivos. Los sentimientos de inutilidad, fracaso y culpa acostumbran a florecer de forma relativamente temprana, pero no solamente en los trastornos de ansiedad, sino en todos aquellos problemas que impiden afrontar nuestro a día a día con normalidad. 

En cuanto a las estrategias de intervención, la Terapia Cognitivo-Conductual se ha mostrado como el tratamiento más efectivo y eficaz para este problema. Ésta, se basa en un abordaje integral en el que se incluye una primera parte de psicoeducación (análisis y comprensión de las características del trastorno), seguida por ejercicios de reestructuración cognitiva para trabajar las interpretaciones negativas acerca de las situaciones y las consecuencias de los síntomas experimentados, y exposición en vivo. Ésta última, el afrontamiento de las situaciones temidas, es el componente más importante, ya que permite comprobar que las expectativas de peligrosidad no llegan a cumplirse. Junto a estos, en ocasiones puede resultar beneficioso el abordaje psiquiátrico a través de medicación, permitiendo reducir la activación y aumentar la autoconfianza. 

Los problemas de ansiedad y su tratamiento son áreas ampliamente exploradas e investigadas desde la psicología. Si quieres ampliar la información, o crees que puedes beneficiarte de nuestra ayuda, ponte en contacto con nosotros. Nuestro equipo, situado en Mataró, estará encantado de ayudarte. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *