Las emociones forman parte inevitable de nuestras vidas y de nuestro día a día. La experimentamos constantemente, y pueden variar de un momento a otro casi sin darnos cuenta. Cuando lo hacemos, habitualmente es porque éstas aparecen, o bien de forma muy intensa, o porque se repiten mucho en el tiempo. Además, las tendemos a categorizar de maneras específicas en función de lo que hemos vivido y de lo que conocemos sobre ellas, siendo estas etiquetas en muchas ocasiones contraproducentes (p.ej., estoy triste-tengo depresión).

A continuación se exponen las principales diferencias entre la tristeza funcional y tristeza desadaptativa:

Tristeza funcional

  • Existe habitualmente un estímulo concreto que la desencadena.
  • Hay una cierta proporcionalidad entre ese estímulo y nuestra reacción. 
  • La duración de la emoción se ajusta al estímulo. 
  • Afecta de manera escasa al rendimiento personal. 
  • Los síntomas físicos están mitigados o ausentes. 

Tristeza desadaptativa

  • El desencadenante únicamente es posible (la tristeza puede aparecer sin éste).
  • Desproporcionalidad entre el estímulo y la reacción, siendo ésta última más exagerada.
  • Duración extensa y desproporcionada.
  • Afecta y disminuye notablemente el rendimiento. 
  • Aparecen síntomas físicos acusados (cansancio, tensión, insomnio…).

De esta forma, debemos comprender y observar las emociones como algo mucho más dimensional. Los sentimientos y las emociones son mucho más una cuestión de grado, y no resulta útil juzgarlas y etiquetarlas de manera negativa, ya que de esta forma lo único que conseguiremos  será aumentar y mantener el malestar que nos producen. No por tener ansiedad o cualquier otra emoción significa que tengamos un problema grave. Podemos convivir con nuestras experiencias tanto externas como internas, y cuanto menos castigo o carga les añadamos, muy probablemente menor duración e intensidad tendrán éstas. 

Si deseas obtener más información, en nuestro centro de psicología, en Mataró, te atenderemos encantados. No lo dudes y llámanos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *