Desempleo y depresión

Desempleo y depresión

Los adultos jóvenes desempleados tienen tres veces más riesgo de depresión, en comparación con sus pares empleados, halla un estudio reciente.
“El desempleo y la depresión se relacionan de forma significativa entre los adultos jóvenes”, dijo la autora líder, Robin McGee, de la Facultad de Salud Pública Rollins de la Universidad de Emory, en Atlanta.
“Según los resultados, no sabemos si el desempleo contribuye a la depresión o la depresión al desempleo”, dijo McGee. “Los adultos jóvenes desempleados son una población que podría beneficiase de intervenciones de salud mental y enfocadas en el empleo. Si esas intervenciones se proveen pronto, quizá podamos enseñar a las personas habilidades que podrían tener un impacto para toda la vida”.
Para el estudio, McGee y su colaboradora Nancy Thompson, profesora asociada de la Emory, usaron datos del Sistema de Vigilancia de los Factores de Riesgo Conductuales de 2010, una encuesta nacional que evalúa las conductas sanitarias de riesgo. Observaron en específico a personas de 18 a 25 años de edad, para determinar el grado de depresión entre los adultos jóvenes desempleados.
Hallaron que casi el 12 por ciento de los jóvenes adultos estaban deprimidos, y alrededor del 23 por ciento estaban desempleados. El riesgo de depresión fue tres veces más alto entre los jóvenes adultos desempleados que entre los empleados, según el estudio.
Los autores especulan que el vínculo entre el desempleo y la depresión podría ser resultado de factores del desarrollo, como la incertidumbre que sienten los adultos jóvenes al pasar a la adultez, y los cambios en sus relaciones sociales y en su red de respaldo.
Además, la depresión entre los adultos jóvenes desempleados podría relacionarse con el estrés debido a los retrasos en alcanzar las metas vitales. Algunos adultos jóvenes podrían experimentar un estrés similar a los adultos mayores, como el estigma relacionado con el desempleo.