Cómo conseguir los propósitos de año nuevo

Cómo conseguir los propósitos de año nuevo

PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO – POR QUÉ AHORA Y NO EN OTRO MOMENTO?

Cuando el año termina tendemos a mirar atrás y a analizar qué hemos logrado a lo largo del año anterior y qué nos gustaría cambiar de cara al año próximo.

El inicio del año supone para la gran mayoría de la gente, el inicio de una etapa en que se puede cambiar y mejorar actitudes y conductas.

Es muy similar a lo que sucede con aquellas personas que deciden iniciar una dieta de adelgazamiento: «el lunes empiezo la dieta», como si no se pudiera empezar otro día de la semana. El hecho es que el lunes es el inicio de la semana, y por lo tanto, el inicio de una etapa en que se puede cambiar lo que no nos gusta. El mismo sucede con el inicio del año.

Hay varios estudios que ponen de manifiesto que el mes de enero es uno de los meses en que la gente pide más visitas al psicólogo, médico, enfermera, etc., con el propósito de mejorar su estado de salud tanto físico como mental.

De hecho, un estudio reciente del 2015, plantea que el mes de enero representa una oportunidad muy buena para motivar a nuestros pacientes para tener un estilo de vida más saludable, porque es la época en que están más receptivos y motivados para hacerlo.

ES IMPORTANTE MARCARNOS PROPÓSITOS EN AÑO NUEVO?

Para sentirnos satisfechos y felices con nuestra vida y tener una buena autoestima hay que tener una serie de objetivos vitales que actúen como un motor en nuestra vida, un motor que nos haga movernos adelante.

Tener objetivos vitales nos ayuda a trazar planes de acción, a perseguir nuestros sueños y por lo tanto a aumentar las probabilidades de conseguirlos y sentirnos pues más satisfechos con nosotros mismos y más satisfechos con nuestras vidas.

Tener objetivos en la vida debe ser algo prioritario para las personas. Las que no tienen objetivos vitales claros y viven como robots siguiendo la vida que «se supone» que tienen que seguir según lo que marcan los cánones de la sociedad, viven insatisfechas e inseguras, lo cual las llevará a la frustración, la depresión y la ansiedad.

Aquellas personas que se marcan retos realistas y por lo tanto, los logran prácticamente todos, son personas mucho más felices y con un mejor autoconcepto y por lo tanto una mejor autoestima.

La única diferencia entre las personas de éxito que han logrado todos sus objetivos y las que no los han logrado, está simplemente en que los primeros saben perfectamente cuáles son sus objetivos y realizan acciones a diario para lograr los retos que se han marcado y que son importantes para ellos.

POR QUÉ NO SE CUMPLEN LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO?

El año 2007, el estudio encabezado por el psicólogo inglés Richard Wiseman, concluyó que la gran mayoría de la gente que se hace propósitos de año nuevo, acaba fracasando. En este estudio, en que entrevistó 3000 individuos, concluye que el 88% no logra sus propósitos de año nuevo, y de hecho, el 35% de la gente abandona sus objetivos el mes de enero.

Cuando intentamos adquirir un nuevo hábito o eliminar un hábito ya adquirido es cuando aparecen las dificultades. Para nuestro cerebro es mucho más sencillo y cómodo realizar las rutinas que ya conoce y que tiene automatizadas. De hecho, la mitad del tiempo hacemos las cosas sin pensar, es decir, actuamos en modo «piloto automático». Esto es así, porque estos hábitos o conductas automatizadas nos permiten focalizar la atención en otras cosas.

Para cambiar un hábito o crear uno nuevo hace falta una atención constante y un esfuerzo repetido durante un periodo continuado de 21 días. Es muy importante en este periodo sentir que nuestros esfuerzos valen la pena y recompensarnos de alguna manera por el esfuerzo realizado.

Maxwell Maltz, un cirujano de los años 50 determinó, a través de la observación de sus pacientes amputados, que se requiere de un mínimo de 21 días para que una imagen mental establecida desaparezca y cuaje otra de nueva, y por lo tanto, para adquirir un nuevo hábito se requeriría el mismo tiempo de 21 días.

LOS 10 TÍPICOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

Hay una serie de propósitos que podríamos denominar como «típicos» porque son los que presentan el 90% de la gente.

Son los siguientes:

· Perder peso / Tener una alimentación más saludable. Especialmente por aquellos que durante las fiestas de Navidad han aumentado más peso del deseado.

· Apuntarse al gimnasio / Hacer más deporte. El mes de enero los gimnasios se frotan las manos porque la cantidad de clientes aumenta de forma significativa en este mes, así como pasa con el mes de septiembre.

· Aprender idiomas. Mejorar el currículum con idiomas, informática u otros cursos de formación.

· Dejar de fumar. Es una buena fecha para dejar esta adicción tan nociva por la salud para siempre.

· Ir al médico y hacer las revisiones que a menudo la gente se olvida de hacer.

· Ahorrar y pagar las deudas. Comprar una hucha y poner monedas todas las semanas. Abrirla en verano para hacer un viaje o cualquier otra cosa que apetezca.

· Dedicar más tiempo a la pareja, la familia y a los amigos. Plantearse salir antes del trabajo para pasar más tiempo con la familia, dedicar más ratos cada semana a llamar a los amigos e intentar quedar con ellos de forma habitual.

· Encontrar pareja. Salir más, apuntarse a actividades en grupo para conocer gente nueva o bien buscar pareja a través de Internet.

· Ser más productivos en el trabajo. Procurar no perder tiempo durante la jornada laboral, evitar las equivocaciones y prestar más atención, hacer propuestas motivadoras a nuestro jefe, etc.

· Ser mejor persona. Intentar cada día del año hacer algo bueno por los demás. Ser más positivo y expresar amor más a menudo a las personas que se quiere.

5 CONSEJOS PARA CONSEGUIR LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

1- Hacer una lista corta y concreta de objetivos. Hay que concentrarse en 1 o 2 objetivos que sean realmente importantes y dedicar todo el esfuerzo para lograrlos. Hacer una lista demasiado larga nos conducirá a fracasar con toda probabilidad. Hace falta que los objetivos sean muy concretos y claros, para poder saber si estamos logrando o no nuestra meta.

2- Elegir un objetivo que realmente te motive. A menudo la elección de los propósitos viene dada por presiones familiares o sociales, lo cual hará que con la escasa motivación no conseguirás lograrlos. Hace falta que te preguntes: «Por qué quiero conseguir este objetivo?» «Es realmente importante para mí?» «Cómo me sentiré si consigo este propósito?». Lo importante es que te interese lograr el objetivo a ti y a nadie más, a pesar de que al lograrlo no te beneficiarás sólo tú, sino también tu entorno.

3-Plantear objetivos realistas. Hace falta que los propósitos sean alcanzables y relativamente fáciles de conseguir. Plantear comprar un coche que está fuera de nuestras posibilidades o estudiar un idioma para el que no tendré tiempo o perder 20 kilos en 3 meses no es realista, no lo podremos conseguir e inevitablemente nos llevará a la frustración y a acabar abandonando nuestro objetivo.

4- Organizarse bien y establecer un plan paso en paso. Plantear propósitos que se puedan conseguir cumpliendo pequeñas metas cada día. Hay que dejar muy claro el qué, quien, el cómo y el cuando para seguir un plan bien definido. «Hacer más deporte» puede suponer subir las escaleras a diario en lugar de coger el ascensor, bajar del autobús dos paradas antes e ir andando el resto del trayecto, ir al gimnasio tres días en semana especificando exactamente qué días y en qué horario, etc. es decir, las acciones que se pueden realizar a diario para lograr el objetivo de “hacer más deporte”. Otro ejemplo sería «Ser más paciente». En este caso convendría cada día hacer pequeñas acciones que nos lleven a ser más pacientes, puesto que no nos volveremos pacientes de un día por el otro por el simple hecho de desearlo. Y no olvidar que deseamos cumplir con los propósitos para ser mejores personas y por lo tanto, habrá que esforzarse.

5-Tomar medidas para recordar los propósitos. Algunas personas lo escriben a una lista y lo enganchan en la puerta de la nevera o en el espejo del baño, otros lo escriben en post-its que distribuyen por la casa y el despacho. Es muy recomendable comunicarlo a la familia y a los amigos para que estos se lo puedan recordar de vez en cuando.

Mucha suerte y feliz 2016 a todos!

Cristina Martínez Viana
Directora y psicóloga del Gabinet Psicològic Mataró
Núm. col. 13803