La llegada de un hijo es un gran acontecimiento, y supone una nueva etapa que suele llevar consigo una inmensa ilusión y felicidad. Tener un nuevo miembro en la familia supone un gran cambio, y para los padres puede suponer un paso más hacia la realización tanto personal como de la pareja o matrimonio. Junto a esto, pero, en ocasiones este acontecimiento puede producir un estado algo diferente al comentado, el cual es conocido como Baby Blues

 

Este, es un fenómeno psicológico vinculado a la maternidad caracterizado por alteraciones en el estado de ánimo en las cuales se observa una tristeza, irritabilidad, cambios de humor, cansancio y decaimiento emocional. Se trata de un estado que puede durar de minutos a horas, y hasta las dos semanas siguientes al parto, y se considera muy frecuente entre las madres primerizas. Hay que tener en cuenta, que los síntomas no llegan a interferir significativamente en la vida de la persona, lo cual permite distinguirlo de la Depresión Mayor, y específicamente de la depresión postparto, en la cual sí se observa esta limitación funcional. Esto significa que aunque el baby blues conlleva malestar, no incapacita a la mujer para llevar a cabo la rutina del día a día y, por tanto, no les disminuye su autonomía. 

 

¿Cuáles son sus principales manifestaciones? Además de las citadas, se encuentran:

 

  • Problemas de sueño (insomnio).
  • Disminución del apetito.
  • Sensación de malestar y tristeza generalizada. 
  • Pérdida de energía.
  • Llanto espontáneo. 

 

En cuanto a sus causas, éstas son difíciles de determinar, aunque se habla de una influencia bidireccional entre lo biológico y lo ambiental. De esta forma, se propone que los cambios bruscos a nivel hormonal que se producen en la madre después del nacimiento pueden ser importantes. Así, los estrógenos, la progesterona, la serotonina y la prolactina se han mostrado implicadas. Por otro lado, la necesidad de dar una buena atención al bebé produce un desgaste psicológico y físico, juntamente con la reacción del entorno. 

 

Existen diferentes fenómenos psicológicos y emocionales los cuales no necesariamente debemos englobar en patologías concretas, y los cuales acostumbran a ser transitorios. Sólo si generan una limitación o malestar importante y/o perduran un tiempo significativo, deben ser abordados profesionalmente. Nuestro equipo de psicólogos y psiquiatras, en Mataró, te puede facilitar toda la información que necesites acerca de este o cualquier otro tema. No lo dudes y contacta con nosotros, te ayudaremos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *