Son muchos los autores que han dejado su huella, no solo en el mundo de la psicología y la salud mental en general, sino en el mundo entero. Entre ellos, uno de los más relevantes es Abraham Maslow (1908-1970), psicólogo estadounidense considerado uno de los artífices y fundadores de la Psicología Humanista. Esta corriente, a grandes rasgos se caracteriza por postular la existencia de una tendencia humana básica hacia el bienestar mental y emocional, manifestándose u obteniéndose a través de procesos como la búsqueda de autorrealización o de actualización. Y su teoría estaría en congruencia con este principio.

La pirámide o jerarquía de las necesidades de Maslow es una teoría que propone que la satisfacción de ciertas necesidades más básicas o subordinadas, dará lugar al cumplimiento o generación progresiva de otras necesidades más elevadas o superordinadas, hasta llevar a la autorrealización. La no satisfacción de algunas de las necesidades será el factor responsable de las alteraciones emocionales y de la conducta. Las principales categorías o necesidades de la pirámide son:

  • Necesidades básicas o fisiológicas: corresponden al primer eslabón de la pirámide. Según el propio autor, son las únicas que se encuentran inherentes en todos nosotros, y resultan claves para la supervivencia. Englobarían respirar, alimentarse, vestirse, hidrataarse, el sexo, etc. 
  • Necesidades de seguridad: aquí buscamos mantener y crear una situación de orden y seguridad en nuestras vidas. Entroncaría principalmente una seguridad física (la salud), económica (tener un mínimo de ingresos), de vivienda, entre otros. 
  • Necesidades sociales: este escalón implica el sentimiento de pertenencia a un grupo, incluyendo la familia, la pareja, los amigos, los compañeros de trabajo, etc.
  • Necesidades de estima o reconocimiento: Constituyen las necesidades de reconocimiento como la confianza, la reputación, la independencia social o las metas financieras. Dentro de la interacción social, necesitamos recibir cierta aprobación para conformar nuestra autoestima. 
  • Necesidades de autorrealización: es el quinto y último nivel, el más alto, y el cual sólo puede satisfacerse cuando todas las demás necesidades han sido cubiertas y alcanzadas. Cuando se llega a la cumbre, se considera haber alcanzado el éxito personal. 

 

Maslow marcó una época con sus aportaciones, y si lo pensamos, cada uno de sus escalones puede representarnos en cierta manera, o incluso, en cierta manera, la búsqueda de ellos. Todos tenemos una serie de necesidades, las cuales podemos distribuir por ámbitos, siendo el personal y el social o interpersonal dos categorías claves para englobarlas y comprenderlas. Dentro de ellas, surgirán conflictos, alteraciones, o incluso patologías en forma de problemas de ansiedad, tristeza o depresión… Su afrontamiento y resolución conllevará satisfacer una serie de necesidades, y, por lo tanto, la obtención de bienestar físico y emocional. 

 

La Psicología Humanista es una de las orientaciones que existen dentro de la psicología clínica, junto a otras como la Sistémica o la Cognitivo-Conductual. Si deseas conocer más acerca de ellas, o crees que pueden beneficiarte, ponte en contacto con nuestro equipo, situado en Mataró, te proporcionaremos toda la información que necesites.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *