El perdón

El perdón

Cuando una pareja discute y se echa en cara cosas del pasado una y otra vez es porque alguno de los dos o ambos no saben cómo perdonar al otro. Por ello, perdonar acaba siendo todo un reto, porque cuando una persona te agrede emocionalmente en forma de traición, engaño, insulto, etc., la reacción natural que nos nace es la de defendernos y responder a ese ataque. Y es que perdonar no es cosa fácil. Por qué? Hay 4 motivos que explican porqué perdonar es tan complicado para algunas personas: 1-     El resentimiento: cuando alguien nos hace daño, especialmente si es alguien importante para nosotros, la herida suele tardar mucho tiempo en curarse. El resentimiento aparece cuando el “herido” tiene necesidad de vengarse y devolver el daño sufrido a quién lo causó. 2-     La manipulación: existen algunas personas que deciden conscientemente o inconscientemente que no quieren perdonar a quién le dañó con el fin de poder usar ese daño más adelante a su favor. Por este motivo, en las siguientes discusiones sacan una y otra vez el daño ocasionado en el pasado. 3-     La desilusión: algunas personas crecen pensando que la vida es perfecta y maravillosa y que siempre van a mantener los mismos amigos o que su relación de pareja será igual de maravillosa con el paso de los años. Estas expectativas tan irreales puede provocar que uno sea más crítico y menos proclive a perdonar a los demás. 4-     Las conclusiones erróneas: Hay personas muy orgullosas, y erróneamente creen que si perdonan al otro salen perdiendo o son los débiles en la disputa. 5-      Conclusiones equivocadas. Muchas personas creen que si perdonan a su cónyuge, saldrán perdiendo. Piensan, por ejemplo:   Perdonar es tremendamente ventajoso.  Distintas investigaciones han concluido que perdonar proporciona beneficios como la disminución de: –        El dolor crónico –        Los problemas cardíacos –        El comportamiento agresivo y violento Y aumenta: –        La esperanza de vida –        La tolerancia a la frustración y la tolerancia en general –        La paciencia –        El bienestar emocional Para perdonar hay que tener en cuenta los siguientes 4 aspectos fundamentales del perdón: 1-     Expresar la emoción Sea cual sea la ofensa que nos han hecho, para poder perdonar necesitamos expresar exactamente y completamente cómo nos hemos sentido. Tanto si la ofensa provoca tristeza como rabia, esas emoción es deben ser sentidas y no bloqueadas y expresadas y por tanto también escuchadas por parte del autor de la ofensa (a ser posible). 2-     Comprender el por qué de la ofensa Tendemos a buscar siempre la explicación de las cosas que no suceden. Este no es un caso distinto. Si no comprendemos por qué nos han agredido, nuestro cerebro seguirá buscando incesantemente ese por qué hasta encontrar la respuesta. 3-     Recuperar la seguridad Cuando uno perdona necesita sentir que esa ofensa no volverá a producirse. Se necesita por tanto una disculpa sincera por parte del que ha causado el daño y un compromiso firme de que no volverá a actuar de tal modo. 4-     Dejar ir el resentimiento y el dolor Una vez se ha procesado y comprendido qué pasó y por qué pasó, y teniendo la certeza de que no volverá a ocurrir el daño, hay que comprometerse con uno mismo en soltar el dolor y no guardar resentimiento. Hay que esforzarse por no pensar en el hecho y el dolor provocado para no alimentar los sentimientos negativos y recordar que si uno ha decidido perdonar, debe hacerlo de forma auténtica y sincera. Si sientes que tienes problemas para perdonar a alguien que te ha herido, puedes ponerte en contacto con nosotros. Somos un equipo de psicólogos y psiquiatras en Mataró especializados en este tipo de problemas emocionales.