Pautas para controlar los juegos de azar

Pautas para controlar los juegos de azar

PAUTAS PARA HACER FRENTE AL PROBLEMA DEL JUEGO

Para resolver y superar un problema con los juegos de azar, hay que tener voluntad firme de cambiar el comportamiento. Esta sección os ofrece algunas claves y recomendaciones para mantener el problema a raya.

Consejos para mantener los juegos de azar bajo control

Adquirir ciertos hábitos saludables, adoptar determinadas actitudes o haceros algunas normas en relación con el juego os puede ayudar a mantener bajo control el comportamiento con los juegos de azar. Algunos de los consejos siguientes pueden seros útiles.
• Sed sincero con vuestra familia y amigos sobre cuánto jugáis.
• Poned un límite en la cantidad que queréis gastar en los juegos de azar, y mantenedlo.
• Limitad cuánto de tiempo queréis pasar apostando en los juegos de azar.
• Limitad la cantidad de dinero en efectivo que os lleváis cuando vais a apostar en juegos de azar.
• Dejad las tarjetas de crédito, talonarios (y otros) a casa.
• Recordad que los juegos de azar son un gasto en entretenimiento: el entretenimiento cuesta dinero y, por lo tanto, también los juegos de azar.
• Recordad que las ganancias son vuestras: os los podéis poner al bolsillo y llevároslos en casa.
• Antes de empezar a jugar, hablad con alguien durante media hora.
• Mantened un registro de todo el dinero ganado y perdidos.
• No jugéis nunca hasta que no hayáis pagado las facturas.
• Nunca pedir dinero para jugar a juegos de azar.
• No jugéis a juegos de azar si estáis enfadado, preocupado o deprimido.
• Cuando sea que sentís el impulso de jugar a juegos de azar y a la vez realmente no lo queréis hacer, buscáis alguien en quien confiáis y con quién podáis hablar, y habláis del que sea, no necesariamente sobre juegos de azar.
• Ponéis algunos objetivos para el dinero que utilizabais en el juego.
• Recompensaos por todos los pasos que hacéis en la dirección deseada.

No intentéis cambiarlo todo en un periodo corto de tiempo. Es mucho mejor hacer pequeños pasos en la dirección correcta, que no pretender cambios inmediatos y radicales. Reflexionáis con sinceridad sobre vuestro comportamiento con los juegos de azar.

Control del dinero

Las consecuencias que el juego patológico tiene en la economía personal y familiar del jugador pueden ser graves. Por eso es importante tomar medidas para recuperar el control de las finanzas. A continuación se exponen algunas sugerencias para las personas que juegan y sus familias.

Para jugadores: controlad la deuda

Responsabilizaos de vuestra situación económica. Haced una propuesta a los acreedores y comprometeos a pagar la deuda pendiente, estableciendo un plan. Esto ayudará vuestras finanzas y también a reconstruir la autoestima.

No probéis de jugar para resolver vuestros problemas económicos.

Procuraos más trabajo, si es necesario, para ocupar el tiempo libre: os ayudará a evitar una nueva ocasión de juego. Puede ser llevar, pero a largo plazo será bueno para vuestra situación económica y os hará sentir mejor.

Designad alguien de confianza para hacerse cargo, al menos temporalmente, de vuestras tarjetas de débito y crédito, y de los talonarios; o destruidlos.

Proteged vuestros activos transfiriendo la titularidad a nombre de vuestro cónyuge o compañero. Haced que hagan falta dos firmas para sacar dinero, en lugar de sólo la vuestra. Un asesor financiero os puede ayudar en el proceso.

Evitad cobrar y pagar en efectivo: domiciliáis la nómina y las facturas a vuestra cuenta corriente.

Limitad la cantidad de efectivo disponible, en general.

Buscad ayuda profesional con especialistas en juego patológico y especialistas en gestión de finanzas.

Para familiares: proteged el dinero
Estéis al cabo de la calle de todo el dinero que se gastan y se deben de.

Proteged los activos. Consideráis cambiar cuentas bancarias, hipotecas y otros activos de forma que el jugador no pueda acceder. Un asesor financiero os puede ayudar en el proceso.

Negociáis el control de la gestión de las finanzas familiares. Intentáis asumir la responsabilidad sobre las tarjetas de crédito y débito del jugador. Dadlos dinero sólo para las necesidades diarias hasta que la situación mejore.

No “rescatéis” el jugador ofreciéndole dinero para pagar las deudas. Esto sólo alargaría el problema.

Buscad ayuda profesional, tanto para los consejos financieros como para el apoyo emocional.

Cambiar el comportamiento

Cambiar el comportamiento nunca es fácil, pero se puede hacer. Una de las claves es hacerlo a paso, sin pretender cambiarlo todo de golpe.

Señales de recaída
Es importante que podáis identificar una recaída cuando está pasando. Sólo si os dáis cuenta podéis elegir una opción diferente y sana.

Elecciones no saludables
• Hacer una apuesta.
• Hacer otra apuesta.
• Perseguir las pérdidas.
• Conseguir más dinero en efectivo (pedir, robar…).
Elecciones sanas
• Afrontar las emociones propias (trucáis a un amigo, hablad).
• Encontrar alguna otra cosa para hacer.
• Parar las pérdidas: volvéis a casa y explicadlo a alguien.
• Hacer algo: buscar ayuda.

Cuanto antes elijáis una opción saludable, más éxito tendréis a la hora de dejar el hábito de los juegos de azar.