El consumo de sustancias es uno de los problemas más importantes y prevalentes en nuestra sociedad. Decimos sustancias porque en éstas se incluyen aquellas consideradas legales, como el tabaco o el alcohol, como no legales (cocaína, cannabis, heroína…). De entrada, es importante no confundir legalidad con peligrosidad, tendiéndose a considerar como más inofensivas a las legales. El alcohol es la droga legal más consumida en nuestro país; observándose además un aumento progresivo e iniciándose cada vez a edades más tempranas. 

Aunque existen diferentes concepciones, a grandes rasgos podemos definir el alcoholismo como la enfermedad caracterizada por la intensa necesidad de ingerir alcohol, existiendo por tanto dependencia física, y manifestándose a través de diferentes síntomas de abstinencia cuando no es posible ingerirlo. Además, conforme más se consume, más dosis se necesita para conseguir el mismo estado de embriaguez, desarrollándose así la tolerancia. Es considerado por la Asociación Médica Estadounidense como una patología crónica, progresiva y mortal. Entre sus causas, se han propuesto diferentes explicaciones: por un lado, se ha indicado que quien tiene padres alcohólicos, posee una mayor probabilidad de desarrollar esta problemática, y especialmente cuando es el padre (25-50%). Por otro lado, existen diferentes factores psicosociales, como la ansiedad o la depresión, los cuales pueden favorecer que la persona acuda a estrategias como el consumo para mitigar el malestar. Junto a estos, se ha indicado que la adolescencia supone un periodo crítico y de vulnerabilidad. Cada vez son más los jóvenes que se inician a edades tempranas, y lo que empieza siendo por diversión puede acabar transformándose en un problema grave. 

En la línea de lo último comentado, a continuación se citan algunos de los problemas, y especialmente trastornos mentales producidos por el consumo de alcohol. 

  • Trastornos Agudos: Aquí se enmarcan aquellas problemáticas que se producen ante un consumo a corto o medio plazo. Entre ellas están la intoxicación alcohólica, el síndrome de abstinencia no complicado, el delirium tremens, la alucinosis aguda, los blackouts y los trastornos del sueño. Todos ellos aparecen de manera brusca, pero algunos se asocian a la toma de alcohol (intoxicación, alucinosis…) y otros a su abstinencia (delirium tremens, o síndrome de abstinencia no complicado). 

  • Trastornos crónicos: En este caso, hablamos de alteraciones que aparecen tras un consumo más continuado, haciéndolo de forma lenta e insidiosa, y considerándose además irreversibles. Entre ellas están las alteraciones cognitivas (principalmente trastornos intelectuales y pérdidas de memoria), la demencia alcohólica, la Encefalopatía de Wernicke y el Síndrome de Korsakoff. La mayoría, como vemos, se relacionan con problemas cognitivos. 

Existen dos problemáticas que conviene remarcar, ya que pueden aparecer en cualquier momento o fase. La primera de ellas se refiera a las alteraciones de la personalidad, donde se observa una clara tendencia a la irritabilidad, conductas agresivas, pérdida de control y deshinibición. La otra, y no menos importante, se refiere a las disfunciones sexuales. Así, el alcohol produce atrofia en las gónadas de ambos sexos (testículos y ovarios), generando trastornos eréctiles y disminución de la espermatogénesis en el hombre, y menor fertilidad en la mujer. Finalmente, además de todo lo comentado, indicar que el alcohol es la principal causa evitable de anomalías congénitas mentales y físicas. En este sentido, cuando una mujer lo consumo durante el embarazo, hay mucho riesgo de que el bebé sufra sus consecuencias, como por ejemplo el Síndrome de Alcoholismo Fatal, un trastorno crónico caracterizado por diferentes anomalías físicas y cerebrales. 

Se ha intentado proporcionar una aproximación a las principales alteraciones asociadas al alcoholismo, citando aquellas más significativas. Todo lo citado evidencia la importancia de su prevención, ya que como se ha indicado al inicio, tendemos a normalizarlo y a infravalorar sus importantes consecuencias. A pesar de esto, si deseas conocer algunas de las alteraciones de forma más específica, o quieres resolver cualquier otra duda, ponte en contacto con nuestro equipo de psicólogos, en Mataró. Te ayudaremos y facilitaremos toda la información que necesites. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *